Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1997/08/25 00:00

ANACONDA

Lejos de causar angustia esta película de terror termina por producir más de una carcajada.

ANACONDA

Director: Luis Llosa Protagonistas: Jhon Voight, Jennifer López, Eric Stoltz, Jonathan Hyde, Ice Cube, Kari Wuhrer, Owen Wilson, Vincent Castellanos, Danny Trejo lo largo de la historia del cine el género de terror ha producido un subgénero que ya cuenta con una antología diversa, desencadenada en cierta medida en las últimas décadas con la aparición de Tiburón hace más de 25 años. Son películas de culto en las que el pánico corre por cuenta del poder desmedido de los animales salvajes, sean estos pequeños o grandes, monstruosos, como Godzilla, o aparentemente insignificantes, como las abejas asesinas o las hormigas carnívoras. Las películas de este tipo parecen coincidir en el mismo punto de partida: un grupo de hombres indefensos que intenta sobrevivir al ataque de animales desbocados e insaciables. Al director Luis Llosa le ha tocado ahora el turno de conquistar espectadores con el mismo argumento de marras. En esta ocasión el invitado de honor es la anaconda, esa serpiente gigantesca del Amazonas que estrangula a su presa con la fuerza de sus músculos antes de tragársela entera. Anaconda es la historia de un grupo de aventureros gringos que busca realizar un documental sobre una antigua tribu indígena que habita en las laderas del gigantesco río suramericano. Pero un extraño pasajero improvisado, Jon Voight, cambiará los planes de los exploradores para obligarlos a realizar el sueño de su vida: cazar a la mítica serpiente. La incoherencia del guión, las aterradoras actuaciones, la fragilidad de los personajes y, lo que es peor, la falta de argumento, hacen de Anaconda una película no apta para neuróticos. Primero, por la falta de un mínimo decoro cinematográfico. Y segundo, porque hasta el más entusiasmado seguidor del género, lejos de agarrarse a la silla aterrorizados termina doblado de la risa ante semejante farsa.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.