17 noviembre 2012

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

Aparece otra 'Barbie' humana' en Ucrania

GENTECada día más mujeres pasan por el quirófano, hacen dietas y se someten a largas sesiones de maquillaje, todo con tal de parecerse a la muñeca de plástico. 'Dominica' es la más reciente.

Aparece otra 'Barbie' humana' en Ucrania. Olga Oleynik se puso unos implantes mamarios voluminosos, según dice, para lograr la perfección y la armonía que requiere ser una Barbie.

Olga Oleynik se puso unos implantes mamarios voluminosos, según dice, para lograr la perfección y la armonía que requiere ser una Barbie.

Si Barbie no fuera de plástico sino de carne y hueso, mediría 1,70 centímetros de estatura, pesaría 41 kilos, tendría 99 centímetros de busto, 55 de cintura y 83 de cadera. Sin embargo, no hay que ejercitar demasiado la imaginación para hacerse una idea de cómo sería la eterna muñeca rubia en la vid
a real.

En la Internet cada vez aparecen nuevas mujeres que dicen ser las Barbies humanas y recurren a cualquier cosa para parecerse a la eterna rubia. Tal perece que esta muñeca dejó de ser el juguete favorito de las niñas y se convirtió en el referente de varios cirujanos plásticos.

La última modelo que despertó sensación en las redes sociales por su parecido con la muñeca es Olga Oleynik, una ucraniana que se puso unos implantes mamarios voluminosos, según dice, para lograr la perfección y la armonía que requiere ser una Barbie.

Esta nueva Barbie vive en Odesa, es diseñadora de moda y desde que comenzó a usar el look de muñeca se hace llamar 'Dominika'. La rubia ya cuenta con más de 16 millones de visitas en los vídeos subidos a su cuenta de YouTube y 535.000 fans en Facebook.

Asegura que sólo pasó por el bisturí para ponerse busto y que su cintura de avispa y sus facciones perfectos son producto de una genética envidiable.

Lo cierto es que ahora hace parte del club de las muñecas humanas. Primero fue Dakota Rose, quien impactó por su parecido con una muñeca de animé, luego apareció la ucraniana Valeria Lukyanova, quien llamó la atención por su parecido con la Barbie y su cintura diminuta, luego, Justin Jedlica, el Ken Humano, que se ha operado 90 veces y ha gastado más de 100.000 dólares en cirugías estéticas y ahora está Dominica, un poco más voluptuosa que las otras muñecas de carne y hueso.

Incluso algunos sicólogos se han mostrado preocupados por lo que han llamado el "síndrome de la muñeca Barbie", que se presenta cuando las jóvenes tratan de alcanzar estándares imposibles de belleza.
PUBLICIDAD
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad