27 noviembre 2012

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

Arafat y otros 11 ilustres exhumados

BBC

MUNDOEl líder palestino Yasser Arafat se suma a una lista de notables políticos fallecidos cuyos restos han sido desenterrados para investigaciones, homenajes y hasta para ejecuciones póstumas.

Arafat y otros 11 ilustres exhumados.

Aunque en los últimos años de su vida la salud de Arafat sufrió un notable deterioro, su muerte fue inesperada y se produjo al final de una breve enfermedad cuya naturaleza nunca fue bien determinada por los doctores franceses que le atendieron.

Un equipo de expertos internacionales tratará
ahora de determinar si Arafat fue envenenado, como algunos señalan y como parece sugerir el informe de un instituto médico de Suiza que descubrió en sus objetos personales trazas de una sustancia altamente radiactiva llamada polonio-210.

Esto disparó las teorías de que Arafat pudo ser envenenado. Incluso algunos señalan como culpables del supuesto envenenamiento a los servicios de inteligencia de Israel, algo que el gobierno israelí ha rechazado.

La viuda de Arafat, Suha, la Autoridad Palestina y un tribunal francés consintieron la exhumación del cuerpo del líder palestino, que está enterrado en la ciudad de Ramala, en Cisjordania.

El caso de Arafat entrará a una larga e interesante lista de personajes cuyos cadáveres fueron desenterrados, sea para ser estudiados, homenajeados y hasta colgados. BBC Mundo recuerda diez de los casos más icónicos.
 
Oliver Cromwell
 

Es una de las figuras más importantes de la historia de Reino Unido. Político y militar con fuertes creencias religiosas -pensaba que sus victorias militares eran mandatos de Dios- Cromwell lideró las llamadas tropas parlamentarias en la Guerra Civil Británica del siglo XVII contra el poder monárquico.

Con la restauración de la monarquía, en 1660, Cromwell sufrió un rechazo social. Y el tratamiento que le dieron a su cuerpo, después de que murió en 1658 de malaria y otras enfermedades, lo demuestra.

Existen dudas sobre si su cuerpo fue, en efecto, enterrado. Pero asumiendo que lo fue, una multitud que lo depreciaba por su guerra en contra de la monarquía se dirigió a su tumba en la Abadía de Westminster, lo desenterró y realizó una decapitación simbólica en público.

Se dice que su cuerpo fue enterrado en una tumba sin epitafio ni marca. Su cabeza fue expuesta durante un tiempo.
 
Jesse James
 
El ladrón de bancos, estafador, asesino y líder de la famosa Banda James-Younger, Jesse James, es una de las figuras más recordadas del crimen estadounidense del siglo XIX.

Aunque James es toda una leyenda de la ilegalidad, algunos lo han etiquetado como una de las primeras muestras de insurgencia social.

Según los historiadores, uno de los reclutas de la banda criminal, Bob Ford, lo mató a sangre fría. Sin embargo, por décadas se dijo que el hombre asesinado no era James, sino que se trataba de un complot suyo para escaparse en el anonimato.

Para acabar con los rumores, a pesar de la certeza de los historiadores, el cuerpo de James fue exhumado en 1995 y una prueba de ADN confirmó que sí se trataba de él al encontrar genes compatibles con aquellos de sus familiares.

Esto, sin embargo, no acabó con los rumores. Se han hecho al menos tres exhumaciones de otros cuerpos con el objetivo de desmentir el examen de ADN; ninguna con éxito.

La vida de Jesse James fue objeto de una película de Hollywood en la que el afamado actor Brad Pitt encarnó al delincuente.
 
Nicolás II de Rusia
 
El último zar del imperio ruso fue líder del ejército en la Primera Guerra Mundial, Gran Duque de Finlandia y Rey de Polonia. También estuvo detrás de la Tragedia de Khodynka en 1896 y del Domingo Sangriento, en 1905.

Nicolás II perdió el poder en la Revolución Bolchevique en 1917. Cuando buscaba exilio en Reino Unido, el exemperador fue ejecutado junto con su familia el 17 de julio de 1918.

Solo hasta 1979 un arqueólogo encontró los cuerpos de la familia cerca de la ciudad de Sverdlovsk. En enero de 1998, los restos fueron desenterrados y oficialmente identificados.

Varios estudios independientes de ADN han confirmado que se trata de los cuerpos del Zar y su familia. Sin embargo, innumerables impostores han surgido alegando que son descendientes de la familia Romanov; ninguno de ellos en capacidad de probarlo.

Los restos de Nicolás II y su familia se encuentran con varios otros líderes rusos -entre ellos Boris Yeltsin- en la Catedral de San Pedro y San Pablo de San Petersburgo.
 
Haile Selassie I de Etiopía
 
El Emperador entre 1930 y 1974 del país africano es la figura más importante del rastafarismo, una religión o movimiento que tiene casi un millón de seguidores en el mundo. Selassie es considerado como el mesías y una encarnación de Dios.

Haile fue derrocado del poder por un golpe de Estado perpetrado por su propio ejército y murió un año después -1975- por causas que todavía son debatidas.

Aunque en ese momento se reportó que murió de un paro respiratorio, sus seguidores pensaron que había sido asesinado.

Su cuerpo fue enterrado por el ejército -que contaba con el apoyo de la Unión Soviética- debajo de una letrina del palacio real.

Solo hasta 1992 su cuerpo fue desenterrado y trasladado a la Catedral de la Santísima Trinidad en Addis Ababa, donde se celebró su funeral ocho años después.

No obstante, muchos rastafaris creen que ese cadáver no es el de Selassie: el verdadero cuerpo, aseguran, ascendió al cielo.
 
Eva Perón
 

El cuerpo de la esposa del expresidente de Argentina Juan Domingo Perón hizo un largo recorrido después de su muerte por cáncer en 1952.

Tras la "Revolución Libertadora" de 1955 que derrocó a Perón, el cuerpo de Evita -que iba a ser embalsamado y puesto en un mausoleo- desapareció durante 16 años.

En su libro de 1995, Santa Evita, Tomás Eloy Martínez hace un recuento del camino que recorrió el cuerpo de la exprimera dama.

Pasó por Milán, Italia, donde posaba como el de una monja. Y también estuvo en Madrid, España, donde Perón -que estaba exiliado allí- lo guardó durante dos años en su casa.

Martínez reporta en su libro varias de las exhumaciones que se le hicieron al cuerpo de Evita en diferentes oportunidades. En ellas se indicó que, en algún momento después de su muerte, el cuerpo de la líder argentina fue golpeado con martillos y abusado sexualmente.
 
Simón Bolívar


La última vez que los restos de Simón Bolívar (1783-1830) fueron exhumados fue el 17 de julio de 2010, por orden del presidente Hugo Chávez, con el objetivo de analizar si la causa de su muerte fue efectivamente la tuberculosis y para someterlos a determinados tratamientos que garantizaran su conservación.

En su momento, los críticos de Chávez atribuyeron la exhumación a una estratagema electoral de cara a los comicios parlamentarios de aquel año.

Chávez, un admirador de la vida y obra de Bolívar, ha repetido en diversas ocasiones su convicción respecto al asesinato del Libertador pese a que a Bolívar se le diagnosticó tuberculosis.

El primer informe de su última exhumación no encontró evidencias de tuberculosis y sí de una posible histoplasmosis, que es una enfermedad parecida.

Además, encontraron restos de arsénico, que en la época era usado para tratar la tuberculosis. Así, es posible que una dosis excesiva le hubiera causado la muerte, aunque los científicos tampoco encontraron evidencias de una intoxicación aguda.

Sin embargo, la de 2010 no fue la primera exhumación por la que pasaron los restos del Libertador, ya que en 1842 fueron trasladados desde Santa Marta (Colombia), donde murió, a la Catedral de Caracas.

En 1876, volviero a extraerse para pasarlos al Panteón Nacional. Posteriormente volvieron a ser exhumados en 1942, para nuevas investigaciones y luego en 1972 para trasladarlos a un sarcófago especialmente diseñado para guardarlos.

En julio de este año, con motivo del 229º aniversario del nacimiento del Libertador, Chávez develó un rostro en tres dimensiones generado a partir de los restos óseos.
 
Adolf Hitler


El cadáver parcialmente cremado de Adolf Hitler –que se suicidó junto a su esposa Eva Brown en 1945- fue desenterrado por las fuerzas soviéticas invasoras de su sepultura inicial en Berlín, la capital alemana, antes de ser trasladado en varias ocasiones.

Su destino final es un misterio. Algunos informes rusos afirman que sus restos fueron reubicados en Alemania, mientras que otros alegan que su cráneo y su mandíbula fueron llevados a Moscú, la capital de la ex Unión Soviética.

La casa del dictador en los Alpes bávaros, conocida como Berghof, fue demolida en la década de 1950 por el gobierno de la entonces Alemania Occidental, que temía que se convirtiera en un punto de peregrinación para los neo-nazis.
 
Ernesto "Che" Guevara


En el otro extremo del espectro político, el cuerpo del revolucionario argentino Ernesto "Che" Guevara fue fotografiado someramente por los militares que lo mataron en Bolivia antes de enterrarlo en una tumba sin nombre, seguramente temerosos del culto que inspiraría.

Antes de eso le amputaron las manos para tomarles las huellas digitales y fueron enviadas primero a Buenos Aires y luego a Cuba.

En 1997 unos investigadores encontraron sus restos en Vallegrande, Bolivia. Fueron trasladados a Cuba y colocados en un mausoleo construido especialmente en Santa Clara, donde descansan los restos de Guevara y de otros 29 guerrilleros.
 
Salvador Allende


Allende fue hallado muerto en su despacho el 11 de septiembre de 1973 durante un asalto militar al palacio presidencial comandado por Augusto Pinochet.

Casi 38 años después de su muerte, en mayo de 2011 la exhumación de los restos del expresidente chileno Salvador Allende acaparó la atención en Chile y en el mundo.

La diligencia fue ordenada como parte de un proceso judicial que busca aclarar las causas de su muerte en 1973, durante el golpe de Estado de Pinochet, para averiguar si se suicidó o fue ejecutado durante el golpe de Estado de 1973.

Según la versión oficial, aceptada por su familia, Allende se suicidó con un fusil que le había regalado Fidel Castro.

La exhumación forma parte de la investigación de un centenar de muertes ocurridas durante el gobierno militar de Augusto Pinochet (1973-1990), entre ellas la de Allende.

Pero no fue la primera exhumación de su cuerpo: en 1990, poco después de finalizar el régimen de Pinochet, el cadáver de Allende fue trasladado de su entierro clandestino en un panteón de Viña del Mar al Cementerio General. Esa operación se llevó a cabo de noche y casi en secreto.
 
Cristóbal Colón


El derrotero que realizó el cadáver de Cristóbal Colón es digno de una película.
El almirante fue enterrado en Valladolid en 1506; pero tres años después sus restos fueron exhumados y llevados a Sevilla para luego viajar a la catedral de Santo Domingo en 1544.

Sus restos volvieron a trasladarse a La Habana en 1795, hasta que -finalmente- en 1898, regresaron a la catedral de Sevilla.

El lugar en el que descansan los huesos es un misterio. España y la República Dominicana se disputan el privilegio de albergarlos.
 
Charlie Chaplin


El humorista inglés Charles "Charlie" Chaplin murió en la Navidad de 1977 a los 88 años. Fue enterrado a unos dos kilómetros de su casa en Corsier, cerca de Lausana, Suiza.

En marzo del año siguiente, su cuerpo fue robado y su familia recibió llamados pidiendo 400.000 libras esterlinas a cambio del cuerpo.

Luego de intervenir 200 cabinas telefónicas, la policía suiza detuvo a dos hombres -un polaco de 24 años y un búlgaro de 38- que confesaron haber robado el cajón y vuelto a enterrarlo.

"Charlie habría pensado que era ridículo", dijo su viuda, Oona Chaplin.
PUBLICIDAD
artículos relacionados

MUNDO

Exhumados los restos de Yasser Arafat

Un equipo de expertos intentará determinar si murió envenenado por contacto con alguna sustancia radioactiva.

Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad