Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1999/07/12 00:00

ARDE PARIS

El famoso modisto Paco Rabanne acaba de publicar un libro en el que vaticina que la Ciudad Luz <BR>será destruida este año.

ARDE PARIS

Hasta el momento Paco Rabanne se había caracterizado por predecir en cada temporada
cada uno de los elementos que marcarían las pautas en la moda femenina. Pero lo que nadie imaginó es que
tuviera capacidad para vaticinar el futuro de la humanidad. No obstante, en un libro titulado El fuego del
cielo y publicado recientemente en Francia, este couturier advierte que antes de que termine el año París será
destruida y que solo la unión de los hombres podría impedirlo. Muchos creen que Rabanne perdió la razón
pero otros, sobre todo quienes lo conocen desde hace tiempo y saben de sus visiones y experiencias
metafísicas, piensan que sus pronósticos pueden resultar ciertos.En el libro Rabanne describe una imagen
aterradora de París en llamas que lo ha perseguido desde muy joven. En sus visiones ve a hombres y mujeres
ahogándose en las aguas del río Sena. Esas imágenes lo llevaron a buscar en los libros sagrados, las
profecías y los exégetas una explicación.Para su sorpresa, encontró un gran número de coincidencias en
otros profetas en la historia frente a este tema. Uno de ellos es nadie menos que Michel Nostradamus.
Según Nostradamus, la fecha exacta de la destrucción de París será el séptimo mes del año 1999 y ubica
este acontecimiento entre dos eclipses totales, uno de Luna y otro de Sol, que tendrán lugar el 28 de julio y
el 11 de agosto próximos. Las visiones de los profetas coinciden en que esta destrucción sería causada por la
precipitacion sobre la Tierra de un artefacto de metal.Aunque en un principio había pensado en la eventualidad
de un meteorito o de una bomba nuclear, Rabanne vaticina que el causante de la destrucción será la
estación espacial Mir. Este último cabo para completar su teoría le fue aportado por un científico que asistía a
una de sus conferencias. Según él, todos los objetos celestes están catalogados a una cierta distancia. En
cambio un artefacto como la estación espacial Mir, cuya misión estaba proyectada para durar cinco años
pero fue prolongada 13 más, correspondería a lo visto por Rabanne. Pese a los intentos por alargar aún más
su estadía en el espacio la estación Mir, que lleva cargas enormes de plutonio, debía regresar a la Tierra
entre junio y julio de este año. Pero los reveses económicos de la Unión Soviética la han condenado a
permanecer a la deriva, hecho que ha llevado a la intervención de equipos internacionales para evitar un
desastre. De acuerdo con Rabanne, Mir (denominada Mur _muro_ por Nostradamus, según la interpretacion
del primero) se desintegrará antes de caer y arrojará partes no sólo en París sino también en el suroeste
francés. La destrucción de la capital sería inminente y la presencia de plutonio explicaría los cuerpos en llamas
que se consumen en el Sena.El libro ha despertado toda suerte de críticas y burlas, pero sobre todo una
gran indiferencia en el medio intelectual francés. El público, sin embargo, lo lee con curiosidad y las ventas
son tan alentadoras como todos los productos Paco Rabanne.Pero el diseñador desea que la historia no le dé
la razón. Piensa que la única esperanza para evitar esta desgracia es que "todos los hombres se reúnan a
comulgar y a rezar frente a la amenaza de destrucción".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.