Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/22/2006 12:00:00 AM

Arma de paz

"Estoy feliz de ser el primer artista en presentarme aquí, pero mi mayor deseo es que esto no sólo se quede en canciones y aplausos",

"Estoy feliz de ser el primer artista en presentarme aquí, pero mi mayor deseo es que esto no sólo se quede en canciones y aplausos", expresó Juanes poco antes de dar inicio a su concierto en el Hemiciclo del Parlamento Europeo en Bruselas, que por primera vez en su historia dejó de ser un escenario de debate político, para serlo de un show musical. El cantante agradeció esta invitación por poder convertir su "música en arma de paz" y así ayudar a las víctimas de las minas antipersona en Colombia. El espec-táculo hizo cantar y bailar acerca de 2.000 asistentes, muchos de los cuales eran europarlamentarios y representantes de los distintos gobiernos, quienes corearon al unísono y en español "A Dios le pido". A pesar de la formalidad del auditorio, el toque de humor paisa no podía faltar: "Pero en la vida no todo es tristeza, también existen el amor y el sexo", dijo Juanes antes de cantar su Camisa negra, lo que causó la ovación del público en medio de risas. Durante la emotiva presentación, les pidió a los presentes dirigir su mirada a las víctimas del conflicto colombiano. El artista logró su objetivo porque Joseph Borrell, presidente del Parlamento, reiteró el compromiso de la Unión Europea con el país y le entregó un cheque simbólico por 2,5 millones de euros que se harán efectivos para ayudar a esta causa en el país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.