Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/30/2006 12:00:00 AM

Armas por sexo

La campaña 'Piernas cruzadas', que empezó como una idea de barriada, ha traspasado fronteras y ha generado cambios en las políticas de Pereira.

J ennifer, Maryuri, Omayra, Sandra, Mónica y otras jovencitas de Pereira y Dosquebradas, en Risaralda, no alcanzaron a imaginar la dimensión que alcanzaría su propuesta: negarse a tener relaciones sexuales con sus compañeros sentimentales, en su mayoría pandilleros, sicarios o paramilitares desmovilizados, para obligarlos a abandonar la delincuencia.

Aunque para muchos la huelga de las Piernas Cruzadas no es más que una estrategia simbólica, llama la atención la continuidad de la campaña y su penetración en los barrios Villa Santa Ana, Cuba, Centro y Otún, considerados los sectores más vulnerables de la capital risaraldense. Con la idea arrancaron hace un mes 25 jovencitas y en la actualidad son un centenar. "Al comienzo nos costó trabajo convencer a nuestros novios y amigas, pero lentamente la idea tomó forma y los resultados se ven", explicó a SEMANA Jennifer, una joven de 18 años, novia de un reconocido pandillero de la ciudad al que todos llaman 'Zarco'. Ella aclara que la labor no ha sido fácil: "Lo que hay de por medio no es el sexo sino el verdadero amor que nuestros novios sienten por nosotras", dijo la adolescente, quien hoy se dedica a cantar en una banda de rap y asistir a conferencias como panelista debido al éxito de la iniciativa, que ha sido reseñada por medios como la BBC de Londres y el periódico El País, de Madrid.

Señales como esa animaron a la Alcaldía de Pereira a unirse al plan con un programa para capacitar a las 'víctimas' de la huelga. "El 50 por ciento del centenar de jóvenes cuyas novias se sumaron a la campaña fueron vinculados laboralmente al municipio como guardas de Tránsito, guías ciudadanos, inspectores de espacio público y programas como 'Vigías del desarme", aseguró a SEMANA Julio César Gómez, coordinador de la oficina de Seguridad y Convivencia Ciudadana de Pereira.

Mientras la idea de cambiar armas por sexo conquista a sus enamorados pandilleros, una cruzada de admiradores se suman a la lista de una campaña que arrancó como un juego de niñas y pretende convertirse en el emblema de una cruzada nacional.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.