Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/8/2014 12:00:00 AM

Murió Aurora Bernárdez, viuda y albacea de Julio Cortázar

Estuvo casada con el escritor desde los años 50, fue relevante en la escritura de sus libros más importantes como 'Rayuela'.

Aurora Bernárdez, viuda y albacea literaria de Julio Cortázar, falleció este sábado en París, según un comunicado de la Agencia literaria Carmen Balcells.

"Lamentablemente confirmamos la noticia. Aurora Bernárdez ha muerto en París", con estas palabras Guillem d'Efak Fullana Ferré, director de la Agencia literaria Carmen Balcells, informaba en un comunicado remitido a Efe la muerte de Bernárdez, quien ingresó ayer en un hospital de París debido a un accidente vascular.

Además de ser una persona clave en la vida y obra del autor de "Rayuela", Bernárdez (Buenos Aires, 23 de febrero de 1920 - París, 8 de noviembre de 2014) fue una respetada traductora.

Tradujo al español obras de Lawrence Durrell, Gustave Flaubert, Italo Calvino, Vladimir Nabokov, Albert Camus, Jean-Paul Sartre y William Faulkner, entre muchos otros.

Fue la primera esposa de Julio Cortázar. Cuando el escritor cumplió 15 años de muerto, publicó las cartas que escribió el autor de Rayuela entre 1937 y 1963. Según ella, una recopilación fundamental para comprender a Cortázar: “Imposible excluirlas del cuerpo de la ‘obra’; pese a su espontaneidad y, a veces, a su carácter circunstancial, forman el revés de la trama de la vida y la escritura del autor”, dijo.

*Con información de EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?