Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1994/06/13 00:00

BUENA NOTA

Un caleño de 34 años se está convirtiendo en uno de los compositores más cotizados de música latina en el mundo.

BUENA NOTA

EN UN COMIENZO lo tomó como un hobby. Acababa de terminar medicina en la Universidad del Valle, tenía un negocio de venta de pescado en Cali y sólo quería probarse como músico de bares. Por eso metió su bajo en la maleta y se vino a Bogotá para formar un grupo con Oscar Acevedo en La Rockola, uno de los tantos locales de la zona rosa. Tocaba jazz y rock, y se desvivía por cantar algo de Billy Joel o de Al Jarreu. Era 1985.
Al poco tiempo las cosas cambiaron para 'Kike' Santander. Bernardo Ossa lo sacó de las tarimas y lo metió al mundo de los jingles. Y él, apenas se dio cuenta de que le gustaba y ganaba plata, decidió seguir por ahí. Santander se conectó bien en la capital y volvió a Cali a montar su estudio de grabación. Hoy 'Kike' se ha convertido en el compositor más prolífico de música publicitaria en el país. Ha logrado tonadas tan pegajosas como "arriba, arriba, arriba ese ánimo", de Aguila Roja, y hits como la melodía del último comercial de Crunchy Nut que, según los directivos estadounidenses de la Kellogg, es el mejor anuncio televisado de los productos de esa multinacional en todo el mundo.
Pero aunque 'Kike' Santander ha conseguido los primeros lugares dentro de los jingleros, su futuro parece estar más en la composición y la producción de canciones. Y es que hay varias razones para afirmarlo. En el próximo álbum de Néstor Torres, músico de Miami Sound Machine y uno de los mejores flautistas de jazz de Estados Unidos, no sólo habrá cinco temas suyos (en compañía del pianista caleño Juan Vicente Zambrano), sino que será el coproductor. Para el siguiente larga duración de José Luis Rodríguez, titulado El Puma en ritmo II, ya le pidieron que empezara a componer. Para el próximo álbum de Marcelo Cezán, que será grabado en España el mes entrante y producido por Luis Gómez Escolar -ex productor de Luis Miguel-, ha sido contratado como coordinador de la parte rítmica. Y para el siguiente trabajo en español de Jon Secada, Emilio Estefan le ha encargado varias canciones.
Todo eso lo ha llevado a entrar por la puerta grande al mundo de la composición. La Junta Directiva de la Asociación de Autores de España le solicitó recientemente que se afiliara a ese gremio, y la Warner Brothers está a las puertas de firmarle un contrato para disfrutar los derechos de publicación en Hispanoamérica de las canciones que él componga. Asimismo, una prestigiosa compañía francesa dedicada a vender música para películas y documentales lo ha llamado para buscar sus servicios.
Los primeros pinitos como compositor de este caleño de 34 años los hizo hace cinco al lado de Estéfano (Fabio Salgado), el manizaleño que se volvió famoso con sus temas Mi tierra y Mi buen amor, los dos éxitos del último disco de Gloria Estefan. Con él, Flavio Santander -su verdadero nombre- tuvo una época fructífera. Tanto que ahí suenan Boca, dulce boca y Diosito santo, los hits del más reciente larga duración de 'El Puma', y un par de temas que cantan Azúcar Moreno, un grupo de españolas de rumba flamenca, y Barrio Boys, una banda latina de Nueva York que va cuesta arriba en las listas.
Pero las cosas dieron un giro y ambos decidieron trabajar por separado. Con la suerte de que si a Estéfano le ha ido bien, pues sus temas son interpretados por figuras de la música latina, a 'Kike' también le está sonando la flauta.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.