Miércoles, 18 de enero de 2017

| 1986/09/01 00:00

BYE, GEORGE

El ídolo andrógino del rock, Boy George, entre la vida y la muerte por cuenta de la heroína

BYE, GEORGE

El escándalo por la muerte de John Belushi, gordísimo y destruido por la mezcla de drogas y alcohol; la detención durante varios meses de Stacy Keach; el juicio a la hija de Peter Sellers por sus relaciones con narcotraficantes, entre ellos varios colombianos, tienen alguna relación con el nuevo episodio que estremece a la farándula y el mundo del rock: uno de sus ídolos, un muchacho llamado Boy George, puede morirse en cualquier momento porque su organismo se encuentra parcialmente destruido por las drogas. Toda elase de drogas.
Pocas veces se ha conocido un éxito tan aplastante como el del grupo Culture Club, con su tema Do You Really Want to Hurt me? que se convirtió en el número uno en más de cincuenta países pocos días después de haber aparecido en 1982. Al año siguiente otro tema, Karma Camaleon vendió, sólo en Inglaterra y en tres semanas, un millón de copias mientras los críticos y los fanáticos agotaban todos los adjetivos para referirse a la estrella del grupo, Boy George, con su rostro pintado de blaneo, su pelo lleno de cintas y su aire de andrógino que con los años ha sabido acentuar.
Con veinticinco años, este cantante y compositor ha logrado lo que pocos, y por eso, muchos entendieron que algo andaba mal cuando su tercer disco no pasó del numero 17 en las listas de éxitos y poco a poco sus presentaciones eran canceladas hasta llegar a la peor situación ante los ojos del público: Culture Club fue excluido del concierto organizado por Bob Geldorf para ayudar a los hambrientos de Africa. Estuvieron todos, menos ellos.
Culture Club se hundió y con él su líder, y desde hace varias semanas todas las revistas del mundo, aun las que nada tienen que ver con el rock y el espectáculo, cuentan a su manera la pelea que Boy George sostiene en Londres contra la drogadicción y una muerte prematura, según los familiares y médicos que lo rodean.
Los primeros que dieron la voz de alerta fueron los de Scotland Yard quienes, en medio de una serie de allanamientos en busca de drogas y armas, entraron al apartamento del cantante, no lo encontraron, pero detuvieron a su amante, un travesti llamado Marilyn a quien acusaron de posesión de drogas. Kevin O'Dowd, uno de los cuatro hermanos de Boy George, también ha sido acusado por las autoridades de suministrarle droga al artista.
Todo comenzó varias semanas atrás cuando el más joven de los hermanos, David, de 21 años, le contó al Sun de Londres que el cantante se gastaba todos los días el equivalente de 250 mil pesos en heroína. Reconstruyó ante los asombrados lectores la forma como su hermano había perdido 56 kilos en los últimos meses, cómo los dientes se le habían aflojado y cómo un médico que lo había visitado venciendo la resistencia del otro, había diagnosticado una intoxicación peligrosa, dándole pocas semanas de vida si seguía con ese hábito.
El hermano, según el periódico, había decidido denunciarlo para salvarlo: "Todos los días cuando suena el teléfono nos levantamos electrizados, pensando que es alguien que nos contará de su muerte".
El periódico no le pagó a David por sus revelaciones y el muchacho tampoco exigió dinero alguno: "El único premio que espero recibir es salvarlo de la muerte segura", declaró.
Los amigos más cercanos han confirmado el infierno que el artista está atravesando y cómo, para evitar las marcas de la aguja en los brazos u otras partes del cuerpo, prefiere inhalar la heroína que quema sobre un papel de aluminio. Alguien citó una frase terrible del cantante: "No necesitas ser médico para comprender que estoy muriéndome y que ya no tengo remedio alguno". Los otros hermanos han intentado minimizar el escándalo, pero todos estan de acuerdo en que éste puede ser otro caso perdido. Cuando la BBC le pidió una entrevista, Boy George aceptó, dijo que no era un adicto a la heroína y que había adelgazado tanto porque sus familiares le decían "cerdo", lo mismo que algunos periodistas. Por supuesto, maldijo a la prensa por el lío que había armado con su historia.
La prensa, por supuesto, no tiene nada que ver con la caída del artista y algunos amigos sostienen que la verdadera causa de esta subita y desesperada adicción a la heroína, se debe a la ruptura del grupo con el muchacho del tambor, Jon Moss, con quien aparentemente George sostenía relaciones sexuales. El mismo le confesó a un reportero que había llorado mucho después de la separación.
Los primeros rumores sobre la enfermedad del artista comenzaron en abril último y en principio se atribuyó el mal a una fuerte disentería. En junio, el fotógrafo David Levine contó que durante una sesión de trabajo, George gastó unos cuatro mil pesos para comprar cocaína. El fotógrafo recuerda que en esa ocasión le rogó al amigo que dejara las drogas antes que estas acabaran con él. Pero uno de sus hermanos afirma que fue durante una gira en Nueva York a principios de 1985 cuando el muchacho descubrió la heroína y ya no pudo echarse atrás. Esa vez tuvieron que llevarlo a un hospital y él mismo confesaría: "Estoy vivo de puro milagro".
Lo último que se supo del cantante es que se halla sometido a una cura "salvaje para desintoxicarlo, que se encuentra en manos de una enfermera de 63 años que se ocupa de él las 24 horas y que ella, en el pasado, ha salvado a otros cantantes que estaban a punto de morir por la droga: Eric Clapton, Peter Townshend, Keith Richard y otros famosos.
Pocos conocen el método que ella, Meg Petterson, utiliza. Pero se sabe que emplea una mezcla de anestesia con acupuntura china, numerosos electrodos conectados en la cabeza y el cuerpo, y una sustancia química natural que devuelve al organismo sus fluidos perdidos.
George O'Dowd, conocido como Boy George, travesti, dotado de una voz que Rod Stewart considera una de las mejores en toda la historia de la música, fue interrogado y liberado por Scotland Yard. Su amante, Marilyn, está detenido, lo mismo que uno de sus hermanos. Al que lo denunció, ha jurado no hablarle en el resto de su vida, que bien puede acabar esta misma semana.--

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.