Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2000/01/03 00:00

Caballero de palabra

Antonio Caballero recibió el Premio Planeta de Periodismo. Esa misma editorial producirá un libro con sus columnas de los últimos tres años

Caballero de palabra

Antonio Caballero Holguín es al mismo tiempo el principal azote y el mayor deleite de los lectores. Especialmente de quienes pertenecen a la clase dirigente. Semana a semana descuartiza con su pluma la realidad colombiana, haciendo uso magistral de la lógica para revelar lo absurdo del país y del mundo, del presente y del pasado. El mundo de Caballero no tiene grises: todo es blanco o negro. Por lo general mucho más negro que blanco. En los últimos años quizá sólo ha escrito un par de columnas para hablar bien de algo o alguien, y siempre se ha rectificado posteriormente. Pero pocos pueden abstenerse de leerlo, porque refleja a la perfección el delicioso pesimismo estructural de los colombianos.



Esta vez Caballero salió premiado. Una vez más, como ya es costumbre. Pero ahora específicamente por su labor como columnista de opinión. Premio que otorga cada dos años la Editorial Planeta a la obra de un periodista. Lo han recibido hasta ahora plumas de la talla de Juan José Hoyos, Javier Darío Restrepo y Enrique Santos Calderón. Y le tocó el turno a Caballero.



Antonio Caballero es posiblemente el único periodista del que se tenga noticia, cuyas columnas viejas puedan convertirse en un libro y a la vez ser un éxito editorial. Ya escribió el libro Quince años de mal agüero, y como buen Caballero, ahora repite. Esta vez por cuenta de Planeta con el libro No es por aguar la fiesta... La razón por la que un libro así se vende bien es simple: lo que escribe Caballero es más que un conjunto de opiniones sobre lo que pasa en el día a día. Por el contrario, es un diagnóstico en carne viva del país, y nunca pierde vigencia. Tal vez la razón por la que tantos lectores no pueden dejar de leerlo, a pesar de que les pueda contaminar el alma, es que muy en el fondo guardan la esperanza de que algún día escriba una columna optimista.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.