Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/27/2001 12:00:00 AM

Cámara indiscreta

Tres estudiantes han decidido mostrar su intimidad en Internet las 24 horas del día; 3.000 usuarios visitan cada día su página.

¿Ser o no ser? La inquietante pregunta de Hamlet vuelve a la memoria tan pronto se cruza la puerta del apartamento que comparten Silvia, Erika y Sebastián, tres amigos entre 19 y 24 años que desde hace un par de semanas viven juntos.

Ellos, como cualquier persona, se levantan, desayunan, estudian, van al baño, cocinan, juegan con el perro, hacen fiestas, se ríen, molestan y cuando les da sueño se acuestan a dormir.

No hay duda: Silvia, Erika y Sebastián son gente común y corriente. Sin embargo no lo son. El apartamento no es suyo —no cancelan servicios, no hacen mercado y ni siquiera pagan arriendo—. Roque, el perro, tampoco es su mascota de toda la vida, los tres se conocen hace apenas unas semanas y, para qué decir mentiras, Silvia, Erika y Sebastián tampoco son sus nombres de pila.

A la hora de la verdad que sus identidades sean medianamente prefabricadas es irrelevante para los cerca de 3.000 usuarios que diariamente entran a la página de Internet www.enpanosmenores.com para seguir minuto a minuto, hora tras hora y día por día los detalles más interesantes e insignificantes en la vida de estos tres jóvenes, que de buena gana permitieron que una cámara violara su derecho a la intimidad.

“En Paños Menores’ es la primera aventura de voyerismo real en Internet realizada en Suramérica. En ella los usuarios encontrarán una nueva propuesta de entretenimiento que les permitirá presenciar durante las 24 horas del día los aspectos más íntimos de la vida de sus protagonistas y tomar decisiones que modifiquen sus destinos”. Con esta invitación el equipo del portal Mequedo.com ha logrado seducir a miles de personas que religiosamente visitan la página para saber los últimos acontecimientos en la vida de este singular trío. ¿Será que Silvia se arregló con su novio?, ¿cómo van los ensayos de Séptimo Aposento, el grupo de rock de Sebastián?, ¿cómo le habrá ido a Erika en su prueba de actuación? Asuntos que hasta hace unas semanas sólo les importaban a sus familiares y amigos más cercanos se han convertido en tema obligado de discusión en los chats, en los que propios y extraños —de hecho bastante extraños pues un 60 por ciento de los visitantes son venezolanos— opinan y juzgan las actuaciones de los tres protagonistas.

El proyecto surgió a comienzos de año cuando Silvia, Antonia y Juan Miguel, tres estudiantes cansados de andar varados por falta de plata, decidieron vender la idea de un reality show por Internet en el que la cotidianidad de un grupo de personas quedara expuesta sin tapujos. La propuesta convenció a los directivos de Mequedo.com, quienes consideraron que el experimento sería más interesante aún si los protagonistas de la historia fueran sus propios creadores. Luego de conseguir el apoyo de varios patrocinadores el equipo de producción se encargó de arrendar un cómodo apartamento en el norte de Bogotá y después de amoblarlo y decorarlo instalaron tres cámaras móviles que se pueden ubicar en la sala, la cocina y las habitaciones. El 17 de septiembre los tres amigos se trastearon a su nuevo hogar y a los cuatro días se dio inicio a la transmisión, que se mantendrá al aire hasta el próximo 17 de diciembre.

Irónicamente Silvia, Antonia y Juan Miguel fueron víctimas de su propio invento. “La convivencia fue muy difícil. Antonia y yo comenzamos a tener problemas y Juan Miguel era demasiado pasivo y prefería mantenerse al margen”, cuenta Silvia, quien es la única del grupo original que todavía permanece en el apartamento.

Ella se ganó ese derecho luego de que Mequedo.com decidiera que la mejor manera de recobrar la estabilidad en la residencia era organizar un concurso en el que los mismos usuarios escogieran al personaje que debía continuar en el proyecto hasta diciembre. La persona con mayor puntaje se quedaría en el apartamento y para darle un respiro a la trama entrarían dos nuevos miembros.

Silvia, Antonia y Juan Miguel aceptaron y al poco tiempo tuvieron que enfrentarse a pruebas de sensualidad, humor, talento y escrúpulos. Pero los desafíos fueron más difíciles de lo que ellos se imaginaban. Una vez tuvieron que atrapar un ratón que la gente de Mequedo.com soltó a propósito en el apartamento y otro día tuvieron que conseguir a una persona que se dejara bañar en la ducha. “Nunca dijimos que la persona debía desnudarse y de pronto vimos en la pantalla a un mechudo sin ropa y ya era demasiado tarde para llamar al apartamento y decirle que se vistiera. Ese día el número de visitantes se disparó”, asegura María Paula Alarcón, directora creativa de Mequedo.com.

Aunque los realizadores sostienen que en ningún momento su intención ha sido promover escenas de contenido erótico no se puede desconocer que los protagonistas tienen pareja y, al no poder ocultarse, en algunas ocasiones su vida íntima ha quedado registrada ante las cámaras.

La salida de Antonia y Juan Miguel permitió el ingreso de Erika y Sebastián. La primera llegó a petición de los usuarios que la vieron en algunas de las fiestas que se organizaban en el apartamento y quedaron maravillados por su belleza y simpatía. Por su parte Sebastián, un estudiante de sicología, era un fiel seguidor de la página y cuando se enteró de que iban a haber cambios en el elenco se acercó a las oficinas de Mequedo.com pues consideró que el proyecto sería un buen campo de experimentación para su carrera.

Silvia, Erika y Sebastián cumplen los requisitos que exige el formato del show. Los tres son atractivos, jóvenes, extrovertidos, desinhibidos, creativos y hasta cierto punto vanidosos, pues les agrada saber que hay miles de ojos observándolos a toda hora.

No les importa que los usuarios decidan qué ropa deben ponerse al día siguiente y ni siquiera se inmutan si les hacen comentarios obscenos. Cada uno a su manera busca el reconocimiento y disfruta el haber salido del anonimato, tanto que Silvia se queja cuando no la están filmando: “Ya hasta me hacen falta las cámaras”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?