Jueves, 19 de enero de 2017

| 1996/05/06 00:00

CAMBIO DE BATUTA

CON SU NOMBRAMIENTO COMO NUEVA DIRECTORA DE COLCULTURA, ISADORA DE NORDEN CAPITALIZA MAS DE 20 AÑOS ININTERRUMPIDOS DE TRABAJO EN LA GESTION CULTURAL.

CAMBIO DE BATUTA

Si hay algo para lo que se necesite pasión en Colombia es para hacer cultura. Y si hay alguien que tenga pasión por la cultura es Isadora de Norden.Pocas personas como ella han creído en lasgrandes utopías culturales a las que ha tenido que enfrentarse por más de 20 años, desde cuando participó _como primera directora_ en la fundación de la Cinemateca Distrital de Bogotá. Y tal vez por esta razón nunca ha dado el brazo a torcer en ninguna de las empresas culturales en las que se ha metido. Como su esposo, el realizador colombiano Francisco Norden, creyó en el cine nacional y por eso, a los pocos años de haber puesto a andar la Cinemateca, en una época en que todos hablaban del cine colombiano pero nadie hacía nada para promoverlo, decidió aceptar un reto aún mayor al tomar las riendas _también como primera directora_ de un potro que no iba a ser nada fácil de domar: Focine.Desde entonces su obsesión por ofrecerle a la cultura nacional "la dignidad que se merece" no ha decaído. Por el contrario, la ha alimentado de tal manera que su amplia trayectoria en el sector la ha convertido en una de las personas más experimentadas en el campo de la gestión cultural. Bien como directora del Instituto Distrital de Cultura y Turismo de Bogotá, bien como directora de Asuntos Culturales de la Cancillería, o bien desde la empresa privada, Isadora de Norden ha sabido abrirle camino a la cultura nacional en un país en el que este tipo de oficio sigue siendo quijotesco.Por eso su nombramiento en la dirección de Colcultura, en reemplazo de Juan Luis Mejía, no sólo es la capitalización de dos décadas de trabajo ininterrumpido en el sector, sino una oportunidad de oro para aprovechar la experiencia adquirida en beneficio de la cultura colombiana.Desde su nuevo cargo, que asumirá en los próximos días, Isadora de Norden pretende darle un fuerte timonazo a la dirección del Instituto. Si en los últimos años el empeño de Colcultura se había volcado hacia el interior, es decir al desarrollo de la cultura regional por medio de los fondos mixtos, bajo la batuta de la ex directora de Focine el Instituto concentrará esfuerzos en llevar la imagen cultural colombiana al exterior. "Es la única forma de que el mundo sepa de verdad quiénes somos", dice Isadora.Y aunque la nueva directora no va a encontrar el Instituto en las mejores condiciones económicas, pues los recortes del gobierno al gasto público han tocado las fibras de Colcultura de manera considerable, Isadora de Norden sólo espera tomar posesión de su papel para iniciar la que sin duda es la etapa decisiva en una larga carrera que ha tenido más de un premio de montaña.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.