Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/2/2013 12:00:00 AM

La mujer que cambió de sexo y luego pidió la eutanasia

Después de varias cirugías Nancy Verhelst se sentía como un “monstruo”.

Hay cosas que no tienen marcha atrás. Una operación de cambio de sexo puede ser uno de los mejores ejemplos de esa máxima. Nancy Verhelst, una belga de 44 años, acaba de ser víctima de esa tragedia. Hace unos años la mujer decidió que quería ser hombre.

En 2009, ella  se sometió a una terapia hormonal, luego a una mastectomía y finalmente a una operación para construir un pene. Pero el resultado no le gustó. “Ahora soy un monstruo”, dijo antes de pedir que legalmente se le reconociera su derecho a la eutanasia.

Según ella el sufrimiento psicológico de verse así era tan grande que no podía seguir viviendo. "Yo estaba lista para celebrar el haber vuelto a nacer. Pero cuando me miraba en el espejo, me disgustaba mi imagen. Mi nuevo pecho no cumplía con mis expectativas y mi nuevo pene tenía síntomas de rechazo”, explicó a un periódico local.

La justicia belga le dio la razón y le permitió que un médico le aplicara una inyección letal. Antes de ser sometida a ese procedimiento, Verhelst explicó que lo hacía porque siempre había sido “la niña que nadie quería”. Agregó que de pequeña tuvo una infancia muy dura pues su mamá siempre le decía “si tan solo fueras un niño”. Por eso antes de morir dejó una carta a su familia en la que decía “Tuve tiempos felices con ustedes, pero el balance de mi vida está en el lado malo”.

La eutanasia fue llevaba a cabo por el polémico oncólogo Wim Distelmans. Este afirmó que Verhelst estaba viviendo una “situación incurable” y que padecía “un sufrimiento insoportable”.

Bélgica es uno de los tres países en Europa en donde la eutanasia es legal cuando la persona está bajo “un sufrimiento insoportable”. El oncólogo, reconocido por practicar eutanasias en el viejo continente, ha argumentado que el dolor psicológico también debe ser tenido en cuenta en esa definición.

El caso de Verhelst ha puesto sobre la mesa un álgido debate sobre la eutanasia en Bélgica pues tan solo este año 1.432 personas han decidido terminar su vida de esta manera.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.