Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1994/05/02 00:00

CAMBIO DE TRABAJO

Con el nombramiento de José Elías Melo como ministro de Trabajo, el gobierno busca darle las últimas puntadas a la reforma de la seguridad social.

CAMBIO DE TRABAJO

DESDE EL MISMO MOMENTO EN QUE Luis Fernando Ramírez renunció al Ministerio de Trabajo, el presidente César Gaviria supo que debía reemplazarlo por otro amigo incondicional del revolcón.
Nadie con perfil diferente podía suceder al hoy compañero de fórmula de Andrés Pastrana, quien sacó adelante la reforma al régimen de seguridad social, una de las puntas de lanza del actual gobierno.
Gaviria pensó entonces en algunos nombres. Pero al poco tiempo redujo su baraja a dos: el de su consejero para la Política Social, Mauricio Perfetti, y el del superintendente bancario, José Elías Melo. Al final, decidió mantener a Perfetti en la Casa de Nariño y nombrar a Melo en el Ministerio. Así no solamente dejaba intacta la cuota de la Nueva Fuerza Democrática en el gabinete, sino que llamaba a su lado a un ahijado político del ministro de Hacienda, Rudolf Hommes, que además le dio el revolcón: a la Superintendencia Bancaria. En efecto, desde agosto de 1991, cuando tomó las riendas de la entidad, Melo se entregó a la tarea de transformarla. Por un lado, siguiendo los vientos de la apertura, impulsó el concepto de la multibanca, con base en el cual muchas entidades del sector han empezado a prestar diferentes servicios financieros.
Por otro -y aquí radica lo más importante de su gestión-, borró la idea de que la Superintendencia Bancaria es un organismo de control policivo, al convertirla en algo más moderno, pues la encamino a ejercer un control preventivo. Aparte de lo anterior, Melo le dio un espaldarazo al fortalecimiento patrimonial de las entidades vigiladas.
Pero desde el lunes de la semana pasada, cuando fue nombrado en el gabinete, cambiaron los retos de este abogado bogotano de 34 años, casado y con tres hijos.
Ahora tiene por delante consolidar, mediante decretos reglamentarios, la reforma a la seguridad social, el viraje de mayor trascendencia que han sentido los trabajadores en los últimos tiempos. Así mismo, deberá hacer todo lo que esté a su alcance para que, debido al nuevo sistema pensional, no se presente una desbandada de los afiliados al Instituto de Seguros Sociales. Dos empresas en las que se requiere mucho trabajo del Ministro, sin duda.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.