Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2003/06/23 00:00

Cambio de hábito

Asi como el amor, la vocacion no tiene edad. A sus 62 años Faye Dunaway, que se hizo famosa por su belleza y por su actuación en películas como Chinatown y Bonnie and Clyde, ha decidido dedicarse a la vida religiosa.

Asi como el amor, la vocacion no tiene edad. A sus 62 años Faye Dunaway, que se hizo famosa por su belleza y por su actuación en películas como Chinatown y Bonnie and Clyde, ha decidido dedicarse a la vida religiosa. La actriz ha manifestado su deseo de ingresar a una congregación y espera pasar sus últimos días en un convento. Desde que en diciembre de 1996 Faye se convirtió al catolicismo decidió abandonar la vida mundana de Hollywood. Con frecuencia asiste a retiros espirituales en conventos californianos donde el maquillaje y el glamour quedan relegados a un segundo plano para darles paso a la oración y al recogimiento. La estrella ya manifestó por medio de una carta al Papa su deseo de ponerse al servicio de Dios.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.