Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/11/2008 12:00:00 AM

A la cárcel por fin

Por cuenta de un episodio menor, la justicia le pasa cuenta de cobro a O. J. Simpson por el homicidio de su ex esposa. Podría vivir el resto de sus días tras las rejas.

Las autoridades nunca pudieron condenar al legendario Al Capone por sus crímenes como jefe de la mafia, pero sí lo mandaron a la cárcel por evasión de impuestos. Algo similar va a suceder con la ex estrella del fútbol americano O. J. Simpson, quien en 1995 protagonizó el llamado 'juicio del siglo', por los asesinatos de su ex esposa Nicole Brown y su supuesto amante Ronald Goldman.

En ese momento el jurado, compuesto por afroamericanas, lo declaró "no culpable". Pero aunque se le escabulló a la cadena perpetua por homicidio, ahora, a sus 61 años, podría caer por un delito muchísimo menos grave: tratar de recuperar a la fuerza algunos objetos relacionados con su carrera como deportista, que, según él, le pertenecían.

Sólo a Simpson, después de salvarse por un pelo, se le podía ocurrir darle nuevos motivos a la justicia para encerrarlo. En septiembre de 2007, con su compañero de golf Clarence Stewart y cuatro hombres más, entró a una habitación del Hotel Palace Station de Las Vegas. Allí se encontraban Bruce Fromong y Alfred Beardsley, vendedores de artículos coleccionables, quienes creían que tenían una cita con un comprador. El encuentro había sido organizado por Thomas Riccio, también negociante de pertenencias de famosos, quien dejó una grabadora para registrar el episodio. En la cinta se oye a Simpson cuando les pide a sus cómplices que no dejen salir a nadie. "Creen que pueden robar toda mi mierda y venderla", gritaba, mientras metía las cosas en fundas de almohadas. Riccio vendería el casete a medios sensacionalistas por más de 200.000 dólares.

Por este incidente la semana pasada Simpson y Stewart fueron encontrados culpables de 12 delitos, entre ellos asalto a mano armada, por el que el primero podría pagar hasta 30 años de cárcel. La acusación que más sorprende es la de secuestro, para algunos un cargo exagerado que podría implicar toda una vida tras las rejas. Simpson se defendió con el argumento de que los objetos eran suyos (al parecer avaluados en 100.000 dólares) y que un antiguo agente se los había quitado. También aseguró que él no sabía que se hubieran usado armas. Sin embargo, cuatro de sus acompañantes testificaron en su contra y se declararon culpables a cambio de condenas menores. "Ir a un cuarto de hotel a reclamar sus cosas robadas no fue brillante, pero hacer algo estúpido no significa ser criminal", afirmó el abogado defensor Yale Galanter. "Esto parece una revancha de la justicia".

Muchos consideraban injusto que Simpson jugara golf todos los días y disfrutara de su pensión de 300.000 dólares anuales de la Liga Nacional de Fútbol Americano. Después de todo, en 1997, inconformes con el proceso penal, los familiares de Brown y Goldman iniciaron uno civil en el que Simpson fue encontrado responsable y condenado a pagar 33,5 millones de dólares. La nueva evidencia fue decisiva: en la escena del crimen había huellas de zapatos de la exclusiva marca Bruno Magli. Él siempre negó usarlos, pero apareció una foto en la que lucía un par. Simpson también le sacó el cuerpo a este veredicto y se mudó a Florida, donde no se puede quitarle la casa y la renta a una persona por no pagar una indemnización.

Un reciente editorial del diario Los Ángeles Times asegura que en este caso la justicia tal vez quiso enmendar su error al exonerar a Simpson de los asesinatos. Incluso se ha revelado que cinco de los jurados del nuevo juicio respondieron en un cuestionario de selección que no estuvieron de acuerdo con el fallo de 1995. "Ellos prometieron juzgar sólo la evidencia presentada en este caso. Pero ¿cómo puede esta clase de pensamiento no impactar su decisión?" dijo a SEMANA Michel Bryant, abogado de la página web thelegaledge.com. Galanter asegura que apelará por la falta de neutralidad y por racismo, pues en el jurado no había afroamericanos. El 5 de diciembre se sabrá si este será el capítulo final en la historia del más famoso acusado en serie.
 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.