Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2005/03/20 00:00

Casos cerrados

Dos de los juicio más famosos de los últimos tiempos en Estados Unidos acaban de terminar en la misma semana, pero con finales opuestos: la absolución y la pena de muerte.

Casos cerrados

Después de varios meses en los tribunales, el actor Robert Blake, famoso por protagonizar la serie Baretta, fue absuelto del asesinato de su esposa Bonny Lee Bakley. Contra todos los pronósticos el jurado decidió que el testimonio de dos personas que decían que Blake las había contratado para matar a Bakley no era suficiente razón para condenarlo. El 4 de mayo de 2001 la mujer de 44 años fue abaleada en el carro del actor, mientras estaba estacionado cerca del restaurante en el que ambos acababan de cenar. Blake siempre se declaró inocente y su defensa dijo que cualquiera hubiera tenido motivos para matar a Bakley, quien no era precisamente una mujer confiable. En cambio a Scott Peterson, protagonista de uno de los casos que más ha conmocionado a Norteamérica, le pasó todo lo contrario. También acusado del asesinato de su esposa embarazada hace dos años, fue condenado a pena de muerte por inyección letal. Pasará sus últimos días en el pabellón de los condenados a muerte en la prisión San Quintín a las afueras de San Francisco, desde donde paradójicamente alcanza a ver la bahía donde fueron encontrados los cadáveres de Laci Peterson y su hijo no nacido.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.