Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/13/2015 10:00:00 PM

Christopher Lee, el gran villano del cine

El inglés será recordado por su representación del conde Drácula al que le dio vida en unos 20 filmes.

Tenía 93 años e hizo 250 películas. No solo estos números acreditan a Christopher Lee, un actor que logró interpretaciones que marcaron la historia del cine: el inglés será recordado por su representación del conde Drácula al que le dio vida en unos 20 filmes. Su estatura, 1,96 metros, iba a la perfección con sus papeles de villanos y monstruos, por eso además del vampiro, también recreó al legendario Frankenstein. Su muerte se confirmó la semana pasada, a causa de problemas respiratorios, y, desde entonces, los medios de comunicación del mundo y las redes sociales no paran de recordar la dilatada carrera de este actor que nació en 1922 en un barrio londinense de clase alta y que fue nombrado Caballero del Imperio británico en 2001. Si se habla de villanos en el cine, Lee aparece en un lugar preponderante. A comienzos de este siglo fue el mago Saruman, en El señor de los anillos, y también el Conde Dooku, en La guerra de las galaxias. En los años setenta fue el despiadado Francisco Scaramanga en El hombre de la pistola de oro, cinta de la saga de James Bond. Otra de sus grandes pasiones fue el heavy metal: gracias a su voz grave colaboró con varios grupos como Rhapsody of Fire y Manowar y grabó Charlemagne: The Omens of Death, un álbum de metal sinfónico. El mundo del cine lamentó la partida de un hombre que se caracterizó por mantenerse vigente y por su habilidad para encarnar, como nadie, al malo de la película.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.