Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/6/2001 12:00:00 AM

Cien años de magia

Hace un siglo nació Walt Disney, el hombre que con su ingenio dio vida al más grande imperio de la animación y el entretenimiento. El mundo conmemora su aniversario.

El primero de octubre, en todos los parques de Disney alrededor del mundo, se vivió algo similar a una segunda inauguración. En Epcot Center, Disneyworld, los visitantes en medio de fastuosos desfiles y nuevas atracciones, se deslumbraron ante la presencia de la gigantesca bola emblemática adornada con un sombrero puntiagudo de mago como el que Mickey usó en la película Fantasía. Muy cerca la mano de cuatro dedos con el habitual guante blanco —que pertenece al ratón más famoso del mundo— sostenía un gran letrero en el que se leía “100 Años”. La cifra explicaba la razón para semejante fiesta: este año se conmemora el centenario de Walter Elías Disney, el hombre visionario que creó ese universo mágico que lleva su nombre.

No es casualidad que Walt Disney haya creado personajes inmortales como Mickey Mouse y el Pato Donald. Ya a los 7 años vendía sus primeras caricaturas a sus vecinos aunque a muy temprana edad y por problemas económicos familiares tuvo que dejar de lado su afición para desempeñar su primer trabajo como repartidor de periódicos. Al llegar la Primera Guerra Mundial, a los 16 años, decidió unirse a la Cruz Roja y al poco tiempo viajó a Francia como chofer de ambulancias, tapizadas por su cuenta con patrióticas caricaturas en vez del camuflaje habitual.

Curiosamente Walt Disney, el primer hombre que sincronizó sonido con los dibujos animados de una película, el primero que realizó una cinta animada en color, el primero que experimentó en tres dimensiones y el primero que dirigió un largometraje de animación, en sus inicios fue considerado por muchos un artista del montón y sus caricaturas fueron rechazadas por muchas agencias de publicidad. “Creo que es necesario experimentar un fracaso”, afirmó Disney alguna vez. Pero él quería triunfar y tenía a Hollywood en la mira. “Mi meta era entrar aunque tuviera que limpiar pisos”. Y allá llegó en 1923 tan sólo con una cinta a medio grabar de El maravilloso mundo de Alicia, su primer proyecto, en el que interactuaban personajes reales en un mundo animado. La serie tuvo una gran acogida pero nunca como su siguiente creación: Oswald, el conejo de la suerte, que le permitió ampliar el estudio que había formado con su hermano Roy. Pero la suerte no lo acompañó por mucho tiempo pues el distribuidor de las cintas, quien tenía los derechos sobre la caricatura, se quedó con el conejo y con los creativos de Walt.

La pérdida de Oswald lo obligó a pensar en un nuevo personaje que llegaría a ser el símbolo del mundo Disney: Mickey Mouse. El popular ratón nació en 1928 durante un viaje en tren. Inicialmente se llamó Mortimer pero Lillian Bounds, esposa de Disney, le dio el nombre con el cual ha sido conocido por varias generaciones. Su primera aparición ante el público fue en el cortometraje Steamboat Willie, el 18 de noviembre del mismo año. Ese día los espectadores quedaron estupefactos no tanto por lo que vieron sino por lo que escucharon. El ratón silbaba. Aunque ahora es absolutamente normal esa fue la primera vez que se exhibió una caricatura con sonido. El mismo Walt hacía la voz aguda de Mickey y quienes lo conocían sabían que ambos eran como una misma persona. Tanto fue así que los biógrafos han puesto en su boca las palabras: “He querido más a este ratón que a cualquier mujer”. Para ese entonces había dejado de dibujar y fue su compañero Ub Iwerks quien le dio rostro a Mickey Mouse. La fama de este ratón fue tal que destronó al reconocido el Gato Félix.

Gracias a Mickey despegó la carrera de Walter Disney, quien a partir de ese momento empezó a cosechar éxitos, uno detrás de otro. Prueba de ello son Flores y árboles, la primera caricatura en tecnicolor, y Blanca Nieves y los siete enanitos, primer largometraje de dibujos animados en el cual Walt Disney Productions invirtió tres años de producción y 1.500.000 dólares y que en su estreno generó ocho millones de dólares en una época en la que una entrada a cine costaba 20 centavos.

Quienes trabajaron a su lado lo definían como una persona estricta que difícilmente hacía un elogio pero sí fuertes críticas. “Sudaremos sangre”, solían decir los creativos al final de cada jornada porque sabían que su jefe visitaría el taller por la noche para revisar los productos. Sin duda este carácter se debía al perfeccionismo que lo acompañó toda su vida.

El 15 de diciembre de 1966 Mickey apareció en las pantallas de televisión como siempre, sobre el mundo, pero esta vez su habitual sonrisa se perdió tras el llanto y a él se sumó el mundo entero en un duelo generalizado porque Walt Disney había muerto víctima de un cáncer. Tras él dejó un gran imperio artístico y financiero que le permitió ganar más de 30 premios Oscar, 950 honores y distinciones y siete premios Emmy. Más importante aún, una serie de personajes y películas que han hecho inmortal a este gran exponente de la cultura popular del siglo XX.





Páginas web relacionadas



Vea la biografía oficial de Walt Disney
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.