Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2016/04/20 18:25

El día que Cindy Crawford visitó Bogotá

La supermodelo por excelencia pisó por primera vez tierras colombianas. Conoció el Centro Histórico, subió a Monserrate y habló de su carrera después de las pasarelas.

La modelo estuvo por primera vez en Colombia invitada por la marca de relojes Omega. Foto: Camilo Montoya / Semana

Hace poco más de un mes, medios de todo el mundo anunciaron el retiro de uno de los mayores íconos del modelaje de la historia. A sus 50 años, 30 de los cuales pasó frente al lente de los fotógrafos más importantes del mundo, Cindy Crawford dijo que le ponía fin a su carrera como modelo.

Sin embargo, a su llegada a Colombia, la supermodelo por excelencia le contó a Semana.com que los medios habían malinterpretado en parte sus intenciones. “No es que haya abandonado el modelaje, es que ahora estoy concentrada en servir como embajadora de mi marca”, explicó la estadounidense. La portadora del lunar más famoso del modelaje ahondó en sus proyectos recientes por fuera de las pasarelas, que incluyen sus compromisos publicitarios y su incursión como escritora.

Y es que Crawford es reconocida a nivel mundial por ser una de las primeras mujeres en hacer de su nombre una marca capaz de trascender el ámbito de la moda. “Cuando empecé, nadie veía a las modelos como marcas, pero yo empecé a alinearme con compañías, y ahí empecé mi propio negocio”, comentó.

A finales de los 90, la estadounidense comenzó a perfilarse como una empresaria que rompió el estereotipo reinante de que las supermodelos eran huecas y carentes de ambiciones empresariales. De hecho, en diversas entrevistas la actriz ha tenido que aclarar aquello de parecer “intimidante” para muchos hombres, por cuenta de sus virtudes tanto físicas como intelectuales.

Crawford llegó a Bogotá como invitada para el lanzamiento de la nueva línea de relojes de la marca Omega, de quien es embajadora desde hace 20 años.

La supermodelo, cuya cima del estrellato fue en la década de los 90, arribó a la capital como una pasajera más en un vuelo comercial. Sin el glamour que no deja de emanar en la infinidad de portadas que aun protagoniza, la estadounidense aprovechó su mañana en la capital para recorrer algunos lugares emblemáticos de la ciudad.

En su cuenta de Instagram, Crawford registró su vista desde el cerro Monserrate y su visita al centro histórico de la ciudad. La estadounidense es bastante activa en esta red social, por aquello que ella misma explicó como “el poder de la fotografía”. Según explicó, nunca entendió muy bien las dinámicas de Facebook y Twitter, pero con Instagram fue distinto, por lo que le pidió a su hija que le explicara como funcionaba.

Y enfrentada a la inminente pregunta del secreto para lucir como luce a los 50 años, la supermodelo mostró su emblemática sonrisa. “El secreto es que no hay secretos”, respondió. “Hay que aceptar que hay cosas que no se pueden cambiar, y ver el envejecimiento como un proceso natural”, agregó.  

One of these things is not like the other...

Una foto publicada por Cindy Crawford (@cindycrawford) el

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.