Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/9/2008 12:00:00 AM

Citada a declarar

La actriz y empresaria Mary Kate Olsen, de 22 años, ha sido citada por la DEA para declarar ante un gran jurado acerca de la muerte por sobredosis accidental con medicamentos del actor Heath Ledger.

La actriz y empresaria Mary Kate Olsen, de 22 años, ha sido citada por la DEA para declarar ante un gran jurado acerca de la muerte por sobredosis accidental con medicamentos del actor Heath Ledger. La joven terminó implicada en el caso porque cuando la masajista del actor lo encontró inconsciente en su cuarto, el 22 de enero, en vez de llamar inmediatamente a la línea de emergencia 911 lo que hizo fue marcarle a Olsen e informarla de la situación. El caso sigue en investigación, pues se encontraron restos de seis medicamentos, entre antidepresivos, analgésicos, ansiolíticos y calmantes, en el cuerpo de Ledger. Al parecer, cuatro de ellos se los había recetado el médico, pero aún no se ha podido descubrir cómo consiguió la oxycodona y el vicondín. Algunos tabloides han informado que al parecer, esos frascos estaban marcados con el nombre de Olsen. Por su parte, la actriz no ha querido declarar ante la Policía hasta que se le otorgue inmunidad en el caso y ante la petición de la DEA, su abogado Michael C. Miller expidió un comunicado que dice: “Hemos previsto información relevante con respecto a los hechos y la cronología de los eventos que rodearon la muerte del señor Ledger. Hemos declarado también que la señorita Olsen desconoce el origen de las drogas que el señor Ledger consumió”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1837

PORTADA

América Latina: la corrupción hace metástasis

La mitad de los presidentes y expresidentes recientes de América Latina está envuelta en grandes escándalos de corrupción. Lula no es más que el último.