Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/29/2014 2:00:00 AM

Pioneros en 3D

En Colombia pasó desapercibida la primera cirugía plástica con implantes hechos en una impresora 3D. Meses después el proceso se repitió en Gales y la noticia dio la vuelta al mundo.

“Un británico cuyo rostro quedó gravemente desfigurado en un accidente fue sometido a una operación de reconstrucción facial usando partes hechas a la medida con una impresora en tres dimensiones. Se considera que fue el primer paciente del mundo en ser operado con esa tecnología”. Palabras más, palabras menos, esa fue la noticia que publicaron los más importantes diarios del país el 12 de marzo. Lo que no se supo es que un médico colombiano había hecho esa misma cirugía revolucionaria nueve meses antes en el Hospital Universitario de la Samaritana, en Bogotá.

Jennifer Rodríguez, una bumanguesa de 24 años residente en Estados Unidos, llegaba una noche a su casa y el convertible en el que viajaba se salió de la carretera. “Yo no lo recuerdo, pero me dicen que mi cara fue a dar contra un árbol”, cuenta. No es de extrañar, pues perdió gran parte del cráneo y estuvo 21 días en cuidados intensivos. En esas circunstancias, lo importante era salvarle la vida, así que los médicos se limitaron a reconstruir lo necesario y no se ocuparon de la parte estética. Al cabo de varios meses Rodríguez se recuperó pero perdió la simetría de la cara: el ojo derecho, la ceja y el pómulo lucían caídos.

Después de varias cirugías reconstructivas sin mayores resultados, Rodríguez decidió buscar ayuda en Colombia: “Quería que me arreglaran la estructura interna de la cara, porque en Estados Unidos solo me trataban de acomodar la piel. Además, esos médicos me decían que así estaba bien”. Un amigo de la familia le recomendó al doctor Carlos Mauricio Tascón, cirujano plástico de la Universidad Javeriana, quien ya tenía experiencia en el tema.

“Ya había aplicado esta tecnología en una oportunidad, pero fue la primera vez que la usé en una cirugía tan compleja”, dice Tascón, profesor de posgrado de cirugía maxilofacial y plástica. Después de conocer a la paciente y valorar su caso, le mandó a hacer una tomografía del cráneo en altísima resolución. Esas imágenes se integraron a través de un software especial –el mismo utilizado en Gales– que permitió reconstruir tridimensionalmente su cráneo y luego imprimirlo en 3D.

 Posteriormente diseñaron e imprimieron un implante a la medida en un material similar al plástico que se conoce como polimetilmetacrilato. Con las partes impresas los médicos hicieron un ensayo de la cirugía antes de entrar al quirófano. “Eso sirvió de guía para saber qué sobraba y qué faltaba de modo que ese lado de la cara quedara idéntico al otro”, explica Tascón.

Todo lo anterior es posible gracias a la empresa DME 3D, con sede en Medellín. La dirige el doctor Alejandro Gómez, el primero en traer esa tecnología a Colombia. “En 2008 estaba viendo un capítulo de CSI y dijeron que iban a imprimir un cráneo tridimensional para hacer unas pruebas de balística”. Intrigado, se empeñó en conseguir y traer la tecnología: “Cuando la encontré, vendí mi apartamento y gasté todo lo que tenía en montar la empresa. En enero de 2010 pusimos el primer implante”. Cuatro años más tarde han vendido 180 implantes diseñados por ellos, que se ajustan a las
 necesidades de cada paciente.

La operación realizada en Gales fue prácticamente idéntica a la que hizo meses antes el doctor Tascón. La diferencia es que aquella apareció en todos los medios y la de aquí, no. El cirujano dice que nunca se le ocurrió hacer público el éxito de su intervención, aunque sus colegas la consideran pionera por los extraordinarios resultados que obtuvo. “No soy el primero en Colombia en trabajar con esta tecnología”, dice el doctor, y es cierto: ya en 2010 otros especialistas habían utilizado ese tipo de implantes. Pero la magnitud de esta reconstrucción y la precisión que logró la vuelven pionera.

Después de esa primera cirugía, Tascón volvió a intervenir a Jennifer para rellenarle con grasa los tejidos blandos de la cara que aún se veían un poco hundidos. Ella viajó desde Estados Unidos para estos procedimientos y contempla venir a una tercera operación que le mejore las cicatrices: “En Colombia me gustan más los médicos porque me parece que le ponen más cuidado a uno”. Esta es solo una de las tantas iniciativas revolucionarias con tecnología de punta que están desarrollándose en el país. Reconocer esos esfuerzos ayuda a promover nuevos y mejores proyectos. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.