Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/4/1994 12:00:00 AM

COMO POR ARTE DE MAGIA

Aunque muchos la siguen llamando 'bruja', la folclórica senadora Regina Betancur de Liska se ha convertido en una revelación de la política colombiana.

EL 16 DE DICIEMBRE DE 1976 LOS CUriosos se preguntaban por qué si no se escuchaba a nadie rezar la Novena de Aguinaldos, la Catedral y buena parte de la Plaza de Bolívar estaban llenas de gente. La respuesta, conocida al otro día, terminó por ser un escándalo: la iglesia más importante del país se había utilizado para celebrar el cumpleaños 40 de Regina 11, aquella mujer que lograba reunir a centenares de personas con sus charlas sobre metafísica y que dejaba entrever, en forma incipiente, su deseo de ocupar un escaño en el Concejo de Bogotá.
La reacción no se hizo esperar. Muchos católicos y unos cuantos políticos pusieron el grito en el cielo. Para los primeros, que la Catedral Primada se hubiera prestado a celebraciones de "una bruja" era simplemente una herejía. Para los segundos, era apoyar a "una loca". Todo hacía pensar entonces que hasta ahí iba a llegar la extraña carrera de Regina 11. Sin embargo, quien parece haberse salido con las suyas es ella. Hoy, 18 años después de ese alboroto, esta mujer cuenta con millares de seguidores de sus clases de metafísica y con la nada despreciable cantidad de 70.000 votantes que respaldaron su candidatura presidencial el pasado 29 de mayo.
Para conseguir semejante respaldo en las urnas, equivalente a tres veces la diferencia de votos entre Ernesto Samper y Andrés Pastrana, Regina Betancur de Liska se ha debido lanzar al ruedo electoral varias veces. Y con éxito. A pesar de que en un medio copado de dirigentes solemnes esta mujer de Concordia (Antioquia) constituye la cuota folclórica, en los comicios para el Concejo de la capital y el Senado de la República ha superado a pesos pesados de la talla de Alberto Santofimio, Luis Guillermo Vélez, Efraín Páez Espitia, Bernardo Gaitán Mahecha, Hugo Castro Borja y a delfines como Diego Betancur y Samuel Moreno Rojas.
A esta hora Regina Betancur es pieza clave en el debate electoral. Samperistas y pastranistas intentan olvidar que la líder del Movimiento Unitario Metapolítico ha salido en televisión escoba en mano y rompiendo cheques de ayuda estatal para su causa, y se hacen la ilusión de que adhiera a su candidato. Pero no va a ser fácil. Según le dijo a esta revista la senadora, "en la presente semana anunciaré mi apoyo a uno de los dos aspirantes, siempre y cuando él se comprometa, en escritura pública, a cumplir su programa".
Nadie duda de que el anuncio tiene en vilo a los observadores y a las campañas. Porque después de todo, si había creado expectativa la adhesión del general Miguel Maza Márquez -quien el viernes anterior se vinculó al samperismo-, la de Regina, cuyos seguidores pueden ser totalmente endosables, representa 10.000 votos más.-
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.