Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2008/01/26 00:00

Con sus altibajos

En España poco se sabe acerca de la intimidad de los Reyes, pues es muy grande el respeto a la privacidad de la familia real.

En España poco se sabe acerca de la intimidad de los Reyes, pues es muy grande el respeto a la privacidad de la familia real. Pero un libro titulado Juan Carlos y Sofía: retrato de un matrimonio, de Jaime Peñafiel, ha roto esa tradición y ha sacado a la luz algunos detalles. El periodista asegura que la relación de 45 años ha tenido sus altibajos y que, aunque se llaman entre ellos “Juanito” y “Sofi”, han tenido sus encontrones. “Ódiame, pero jódete porque no te puedes divorciar”, le habría dicho la Reina en una de esas ocasiones. Al parecer la mayor causa de su malestar han sido las infidelidades del monarca, quien entre otras, habría tenido durante 18 años una amante llamada Marta Gayá, una decoradora catalana. Peñafiel revela además que los soberanos “casi nunca duermen en la misma cama”. La pareja se conoció en 1954 cuando ambos tenían 16 años, pero comenzaron su relación siete años después en el matrimonio de los duques de Kent. Según cuenta, en ese momento ella estaba despechada porque acababa de terminar un noviazgo que por poco termina en compromiso con el entonces príncipe Harald de Noruega. Y él también lo estaba porque el general Franco consideraba que su novia, la princesa italiana María Gabriela de Saboya “era excesivamente libre y tenía ideas demasiado modernas” y lo había presionado para que la dejara. El autor agrega que Juan Carlos ni siquiera estaba demasiado entusiasmado cuando empezaron a salir, al punto que posteriormente habría confesado: “no soy un hombre que se enamora perdidamente... a ella le gustaba yo. Eso, como hombre, me halagaba”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.