Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/15/2001 12:00:00 AM

Con marca colombiana

En un taller de Bogotá se elaboran vestidos tejidos a mano para firmas exclusivas como Marie Chantal, Burberry’s y Bonpoint.

Las palabras Made in Colombia pueden leerse en una gran cantidad de vestidos y accesorios infantiles que se exhiben en importantes almacenes de ropa de todo el mundo. Se trata de las prendas que elaboran Teresa de Giraldo y Matty de Wagner, dos bogotanas que desde hace 10 años decidieron fundar Terematty, su propia microempresa de tejidos. La historia se remonta a 30 años atrás cuando ambas mujeres coincidieron en el barrio Niza e iniciaron su amistad gracias al vínculo que tejieron con agujas de croché porque tejer era una afición compartida.

Pero lo que transformó una afición en una empresa fue el trabajo de Héctor Enrique, hijo de Teresa, graduado en bellas artes y diseño de interiores. Influenciado por la moda de París, donde vivía, creó su propia línea de ropa, llamada HectorKnites, y se fue abriendo paso en el mundo del diseño por las dos exhibiciones que anualmente realizaba en Bruselas y París. En uno de sus viajes a Colombia Matty le sugirió iniciar un proyecto juntos, y así se hizo.

Héctor volvió a Europa con algunas muestras de la ropa infantil que tejían las dos amigas y las incluyó en las exposiciones que hacía. Fue así como la firma francesa Bonpoint, que cuenta con almacenes en Milán, París, Londres y Nueva York, le hizo a Terematty la primera compra: 280 sacos tejidos para niño. “El pedido viajó en seis cajas porque no teníamos ni idea de exportar”, recuerda Matty tejiendo con sus agujas de croché. A partir de ese momento se abrió paso en el mercado internacional.

Posteriormente Héctor se radicó en Nueva York. Allí, en una exhibición de diseños infantiles, conoció a la princesa de Grecia Marie Chantal y le presentó el trabajo de Terematty. Ella, que recientemente había abierto su show room, se interesó en los modelos de tal manera que un taller en Bogotá se convirtió en el único fabricante de las prendas diseñadas por la princesa.

El pequeño taller casero se ha convertido en una sólida empresa que, si bien no es muy conocida en el país, ubica sus diseños en vitrinas de boutiques en Canadá, Japón, Inglaterra, Francia, Italia y Estados Unidos. A Matty y a Teresa se han unido sus hijos, sobrinos, nietos y el resto de la familia, además de las ocho operarias del taller y las más de 70 mujeres que tejen en sus casas y que luego envían el material a Terematty para coser las partes de los vestidos, poner botones, adornos, marquillas y empacar.

“Todo se hace a mano, lo único que tiene electricidad en el trabajo es la plancha”, afirma María Helena, hija de Teresa. Y ahí radica el éxito de sus prendas, en los acabados, en el precio y en la calidad de los materiales, que son todos colombianos, generalmente de lana para las colecciones de invierno y algodón para las de verano.

Aunque sus productos no se venden en el país, porque son exclusivos y también más apreciados en el exterior, estas mujeres se sienten orgullosas de ver que su trabajo traspasa fronteras y muestra una de las caras positivas de Colombia. Como Matty afirma: “Estamos haciendo patria”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.