Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/14/2006 12:00:00 AM

Contando intimidades

Después de pasearse por la semana de la moda en París con su nueva e inseparable mejor amiga Katie Holmes y de declarar públicamente hace un par de semanas que no volverá a cantar ni actuar

Después de pasearse por la semana de la moda en París con su nueva e inseparable mejor amiga Katie Holmes y de declarar públicamente hace un par de semanas que no volverá a cantar ni actuar, para dedicarse al diseño, Victoria Beckham vuelve a ser noticia. La ex Spice Girl se atrevió a destapar sus sentimientos, miedos y algunos secretos, en la última edición de la revista Harper’s Bazaar de Australia. Confesó a ese medio que no está contenta con su cuerpo y que aunque es flaca y se ve bien en jeans, los tres embarazos han causado estragos a la piel de su estómago que, según ella, le sobra y cuelga. Por esto asegura que no le gusta verse al espejo desnuda, lo cual ha despertado sospechas a muchas revistas del corazón que aseguran que su extrema delgadez se debe a un serio desorden alimenticio. También se atrevió a hablar por primera vez del supuesto affaire que tuvo su esposo, el futbolista del Real Madrid David Beckham, con su ex asistente personal la española Rebecca Loos. Victoria asegura que los rumores y la situación le hicieron mucho daño a su matrimonio, pero que a pesar de todo, decidió luchar por su familia. “Es fácil separarse y mucha gente lo hace, pero yo miro atrás y veo que las dificultades me han hecho una persona más fuerte”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?