Viernes, 20 de enero de 2017

| 1996/07/29 00:00

CUASICISNE

CUASICISNE

El patito feo de la Casa Blanca, Chelsea Clinton, parece que ya va en la mitad del camino de su transformación. Muchos recuerdan que el día de la posesión de su padre, el presidente de Estados Unidos, la hija de Bill e Hillary Clinton, que entonces tenía 13 años, sorprendía por su escasa belleza. Algunos expertos de la estética afirmaron en ese entonces que era sólo cuestión de tiempo. Y parece que tenían razón. Las últimas imágenes de Chelsea sin duda muestran una sorprendente mejoría. La semana pasada la joven, de 16 años, asistió por primera vez de traje largo a una cena de gala en Washington y su agraciada apariencia atrajo todas las miradas del evento. Los invitados, quienes la recordaban con frenillo, espinillas y pelo erizado, admiraron el nuevo look de la única heredera de los Clinton quien, al paso que va, podría terminar convertida en cisne.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.