Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/12/2011 12:00:00 AM

¡Culpable!

Al final se confirmó que el médico personal de Michael Jackson fue el único responsable de su muerte. Los detalles son novelescos.

Tras 23 días de declaraciones, 350 pruebas y nueve horas de deliberación, los 12 miembros del gran jurado declararon al doctor Conrad Murray culpable de la muerte de Michael Jackson. La decisión fue unánime y provocó que los fanáticos del Rey del Pop que aguardaban en las afueras de la Corte Superior de Los Ángeles estallaran de alegría. En la sala estaban los padres del cantante, Katherine y Joe, así como sus hermanos Randy, Jermaine, Rebbie y La Toya. Al escuchar el fallo, Murray, como de costumbre, permaneció inexpresivo.

La Fiscalía logró demostrar que el cardiólogo, de 58 años, mató de forma involuntaria a Jackson al suministrale el coctel de sedantes que le provocó un paro cardiaco. Según relataron los guardaespaldas del cantante y el personal de su casa, el médico, que recibía un sueldo de 150.000 dólares mensuales, era permisivo con Jackson, y con tal de combatir su insomnio le suministraba potentes medicamentos como el Propofol.

Murray dijo en una entrevista para el canal NBC que se había visto presionado por su paciente a suministrarle "leche", como Jackson les decía a los anestésicos. "Por favor, Dr. Murray, necesito un poco para que pueda dormir unas horas. Si no lo hago, todo se va a ir por el desagüe", fue la última petición del artista, que había contratado al cardiólogo para prepararse para la gira de conciertos que marcarían su regreso triunfal a los escenarios.

En la mañana del 25 de junio de 2009, Murray le administró una dosis mínima de Propofol al Rey del Pop. Luego salió de la habitación y al regresar lo encontró sin vida. Según Steven Shafer, experimentado anestesiólogo citado por la Fiscalía, la única explicación posible para la muerte de Jackson es que Murray le haya inyectado una cantidad letal del sedante.

La defensa, para rebatir esta teoría, aseguró que el intérprete de Thriller había ingerido ocho pastillas de Lorazepam por su propia cuenta, lo que elevó la concentración de este ansiolítico en su sangre a una cantidad que podría dormir a seis personas. Todo esto, aprovechando el más mínimo descuido del doctor.

Los testigos también relataron cómo Murray trató de ocultar pruebas de forma deliberada, en lugar de aplicar el protocolo para revivir a su paciente y llamar inmediatamente al servicio de emergencias. Basándose en los registros telefónicos del cardiólogo, se determinó que mientras Jackson agonizaba, él estaba hablando con una camarera de Houston y tardó 20 minutos en pedir ayuda. Por esto, Murray fue retratado por la Fiscalía como un médico mujeriego y oportunista, y no como el profesional respetable, víctima de las circunstancias, que sus abogados pretendían proyectarle al jurado.

El galeno, que permanecerá en prisión hasta que se le dicte sentencia el 29 de noviembre, podría pasar cuatro años tras las rejas y perder su licencia profesional definitivamente. Aunque sus abogados piensan apelar, está en constante vigilancia pues se teme que trate de suicidarse o que alguno de los prisioneros intente tomar represalias en su contra.

Ya se sabe el veredicto, pero aún no ha terminado el show mediático en torno al juicio, que fue seguido en vivo por millones de televidentes. Murray, que se negó a declarar en la Corte, dijo el jueves que Jackson le mintió sobre sus antecedentes médicos y nunca le confesó que tenía problemas de adicción. Estas declaraciones hacen parte del documental Michael Jackson y el doctor: una amistad fatal, por el que Murray fue seguido durante los dos últimos años y que fue presentado la semana pasada en Estados Unidos y el Reino Unido.

A cambio de su testimonio y de dejar entrar las cámaras a las reuniones con sus abogados, el médico recibirá un millón de dólares. Esta podría ser la primera de sus apariciones en televisión, pues el juicio lo ha dejado inundado de deudas. Mientras espera la condena, Murray parece no tener otra alternativa que vender su historia al mejor postor.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.