Martes, 24 de enero de 2017

| 1996/02/19 00:00

DAMA DE PRIMERA

De ser la única mujer que ha ocupado la dirección del Dane, María Luisa Chiappe pasó a ser la primera Superintendente Bancaria en el país.

DAMA DE PRIMERA

SI ALGO HA CARACTERIZADO A ERNESTO Samper en su paso por la Presidencia de la República, es la habilidad para escoger a sus compañeros de vieja data para desempeñar muchos de los cargos más importantes. Y la nueva superintendente bancaria, Maria Luisa Chiappe, no es la excepción. Esta economista bogotana de ascendencia italiana, conservadora pero 100 por ciento samperista, conoció al hoy presidente hace 15 años en la Asociación Nacional de Instituciones Financieras -Anif-, siendo éI director y ella directora técnica de la entidad. Desde ahí comenzó entre ambos una relación de colegaje que no se ha dañado nunca y, por el contrario, se ha afianzado con el paso del tiempo. La prueba de fuego fue a los pocos años, cuando se encontraron de nuevo en el Ministerio de Desarrollo, siendo Samper titular de la cartera y ella directora de industria. De alli salió a hacer consultorias externas, pero siguió trabajando para el hoy presidente en diferentes estudios que él le pedía. Por eso no le extrañó hace año y medio recibir la llamada de su antiguo jefe diciéndole que la quería como nueva directora del Departamento Administrativo Nacional de Estadistica -Dane-, y tampoco le sorprendió recibir a finales de diciembre otra llamada del mismo personaje, en la cual le proponia el cargo de Superintendente.
Pero no sólo es su amistad con Samper Io que le ha permitido a Maria Luisa Chiappe ser la primera mujer en llegar a la meca de las estadísticas en Colombia y, ahora, a la silla desde donde se mira con lupa al sector financiero nacional, dos cargos que parecian estar reservados para los hombres en el pais. Lo que realmente ha sido fundamental es el haber convivido durante toda una vida con la lógica de los números, la estadística, y en especial con la economía. Esa fue su pasión en el colegio, y luego cuando entró a estudiar economía en la Universidad de los Andes. Las cosas se afianzaron cuando comenzó su carrera en el lugar donde empieza la de gran parte de los economistas: el Departamento Nacional de Planeación. Y aunque nunca ha sentido especial placer por sacar una derivada o hacer cualquier procedimiento tipicamente matemático, si goza como ninguno con los conceptos matemáticos y prefiere resumir cualquier situación en cifras y cuadros. Eso, mezclado con un poco de música, buena literatura y el placer por la pintura, son para ella la combinación perfecta para una vida tranquila.
Ahora, en la Superbancaria, piensa poner a funcionar su estricta manera de ser y su rigor para continuar con el proceso de modernización de la entidad, de manera que pueda adaptarse a un sector financiero que cada día crece como gigante.
Su idea es ejercer un control más preventivo que punitivo, pues cree que ese es el mejor camino para que las cosas funcionen, más aun en un sector tan dinámico como el de los bancos y las demás entidades financieras.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.