Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/22/2013 12:00:00 AM

Daniel Brühl y su papel en la película de WikiLeaks

Sus papeles en Bastardos sin gloria, Rush, Adiós a Lenin y Los Educadores, lo han convertido en uno de los actores más respetados del momento.

Daniel Brühl, es un actor alemán de orígen español que ha protagonizado numerosas películas y proyectos de televisión aclamados por la crítica, que le valieron el reconocimiento por su talento y versatilidad.

Brühl es más conocido por el público internacional por su deslumbrante interpretación del héroe de guerra alemán Frederik Zoller en la película de Quentin Tarantino Bastardos sin gloria, junto con Brad Pitt y Christoph Waltz.

Recientemente se lo vio en el largometraje Rush, dirigido por Ron Howard, donde encarnó el papel principal de Niki Lauda junto con Chris Hemsworth, así como también el thriller de Anton Corbijn A Most Wanted Man, donde interpreta a Max, y que protagonizó junto con Rachel McAdams, Robin Wright y Philip Seymour Hoffman.

Brühl es un establecido y premiado actor en Europa. En 2003, protagonizó Good Bye, Lenin!, su papel de Alexander Kerner en la tragicomedia alemana ambientada en Alemania del Este en el año 1989 y que le valió el elogio de la crítica. Brühl ofreció una conmovedora interpretación de un joven que protesta contra el régimen mientras desesperadamente intenta proteger a su frágil madre de la verdad. Por su papel, obtuvo un premio European Film y un premio German Film al Mejor Actor.

Además de ser un excelente actor, Daniel Brühl es políglota y habla con fluidez alemán, inglés, español, francés y catalán.


Derecha: Julian Assange (Benedict Cumberbatch) Izquierda: su colega Daniel Domscheit-Berg (Daniel Brühl)

Recientemente se estrenó la película El quinto poder, en la que Brühl es protagonista. La cinta revela el afán por exponer los engaños y corrupciones del poder que convirtieron a una empresa de internet en ascenso en la organización más controvertida del siglo XXI. La historia comienza cuando el fundador de WikiLeaks Julian Assange (Benedict Cumberbatch) y su colega Daniel Domscheit-Berg (Daniel Brühl) se unen para convertirse en los guardianes subterráneos de los privilegiados y poderosos.

El actor le contó a Semana.com un poco más acerca de los retos que implicó El quinto poder.

Semana.com: ¿Cómo describiría El quinto poder?

Daniel Brühl:
Es un drama con elementos de thriller, pero el foco está puesto principalmente en la amistad entre Julian Assange y Daniel Domscheit-Berg. Juntos atraviesan un recorrido muy intenso porque eran unos absolutos desconocidos, unos geeks, fanáticos de las computadoras, y luego un fantástico proyecto los hizo famosos muy, muy rápidamente. Creo que quizás es una de las organizaciones más importantes de nuestro tiempo, y luego, lamentablemente, todo salió mal.

Semana.com: ¿Quién es Daniel Domscheit-Berg, el personaje que usted interpreta?

D.B.:
Es un inteligente y talentoso experto en tecnología informática que se une a Julian Assange en el proyecto WikiLeaks. Muy dedicado al proyecto. Pero tras tener algunos problemas internos con Julian, lo abandonó.

Semana.com: ¿Es emocionante trabajar en una película y en una historia tan actual?

D.B.:
Lo he disfrutado enormemente. Tienes la impresión de que estás trabajando en algo significativo, importante. Recuerdo cuando escuché hablar de WikiLeaks por primera vez unos años atrás, la primera cosa que dije fue: “Esta es una historia increíble. Estos dos tipos son fascinantes. Tarde o temprano harán una película sobre ellos”. Así que es gracioso que ahora forme parte ella.

Además, siempre me gusta interpretar personajes que de alguna manera envidio.

Semana.com: ¿Cómo terminó haciendo parte de la película?

D.B.:
Sucedió de un modo bastante rápido. Recibí un llamado para reunirme con Bill Condon y Steve Golin en Berlín. Bill me dijo que le gustaría que yo interpretara el papel pero que aún había otros candidatos en la lista. Y luego tuve que esperar un par de semanas. Leí el guión; me encantó, me fascinó el papel.

Tuve un mes más o menos para prepararme antes de comenzar a rodar; normalmente, suelo disponer de más tiempo.

Semana.com: ¿Cuáles fueron las fuentes que más le ayudaron para investigar su papel?

D.B.:
Bueno, en primer lugar el libro escrito por Daniel, porque esa era mi perspectiva. Él es el tipo al que debía interpretar, que debía comprender. Es un verdadero activista. Cuando lo visité en su casa en las afueras de Berlín, tenía a activistas antifascistas franceses viviendo gratis en su granero porque le gusta lo que hacen. No muchas personas harían eso.

Es muy abierto y estaba abierto a responder a todas mis preguntas, incluso sobre los duros y terribles momentos que debió atravesar. Julian se convirtió en un amigo muy, muy querido. Pude ver el dolor y la tragedia que le significó perder todo eso. Y espero haber logrado reflejarlo en la película.

Semana.com: ¿Cómo fue trabajar con Benedict Cumberbatch (Julian Assange)?

D.B.:
Algo maravilloso de Benedict es lo rápido que es. Siempre tenía alguna idea genial y espontánea, y ofrecía distintas variantes de cómo podíamos interpretar una escena. Es una persona llena de energía, potente, graciosa y, no sé qué pensará él, pero diría que nos hicimos bastante amigos.

Semana.com: ¿Cómo fue rodar en Berlín, la ciudad dónde se crió?

D.B.:
Me produjo cierta nostalgia rodar en muchas de estas locaciones que conozco de memoria. Y en el Tacheles, donde anteriormente había filmado Good bye, Lenin, hace unos doce años cuando yo tenía veinte y tantos, y ver cómo había cambiado. Durante un tiempo, temimos que fueran a demolerlo, lo que hubiera sido terrible. Es un sitio tan mágico e importante de Berlín, en donde pasaron tantas cosas.

Semana.com: Es importante mantenerse fiel a la historia y respetar a las personas reales. Como actor, ¿cómo maneja eso?

D.B.:
Tuve la ventaja de entablar, y aún mantengo, una buena relación con Daniel Domscheit-Berg. Era bueno saber que cada vez que tenía una pregunta, podía llamarlo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.