Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/19/2011 12:00:00 AM

De castigador a castigado

Simon Cremer, un comerciante británico, decidió tomar la justicia por sus propias manos, pero logró el efecto contrario.

Simon Cremer, un comerciante británico, decidió tomar la justicia por sus propias manos, pero logró el efecto contrario. La semana pasada, las autoridades lo obligaron a pagarle el equivalente a 20.000 dólares a Mark Gilbert, uno de sus empleados, a pesar de que lo pilló robando. Resulta que Gilbert falsificó un cheque para cobrar más plata y su jefe se dio cuenta. Enfurecido, el empresario lo amarró con una cuerda y le puso un cartel que decía: "Ladrón: robé 845 libras (1.500 dólares). Me llevan a la estación de policía". Cremer también llamó al periódico local para que el hecho sirviera como ejemplo para los habitantes del pueblito de Witham. El hombre estaba seguro de que los agentes lo iban a felicitar, pero en lugar de eso lo arrestaron bajo la sospecha de detención ilegal. Para completar su desgracia, el ladrón entabló una demanda en su contra por las secuelas psicológicas derivadas de la humillación. "Quería hacer las cosas bien, pero mi vida estuvo a punto de ser destruida", declaró Cremer, quien finalmente tuvo que pagarle la enorme indemnización al caco.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?