Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1993/02/15 00:00

De dientes para afuera

Francisco Vélez, un paisa rebuscador, se ganó el premio nacional de exportaciones vendiendo dientes artificiales en 50 países.

De dientes para afuera

EN 1990 COLTEJER Y LA ASOCIACION NAcional de Exportadores, Analdex, decidieron entregar, cada dos años, un premio a las empresas nacionales y extranjeras radicadas en Colombia que se distinguieran por su labor exportadora.
Los galardones entregados hasta ahora demuestran que Colombia es mucho más que café, flores y frutas. El año pasado, por ejemplo, el premio en la modalidad de "empresa nacional" le correspondió a New Stetic, una industria bastante sui generis, localizada en el municipio de Guarne, en Antioquia.
New Stetic produce dientes artificiales en grandes cantidades: un promedio de 200 mil al día. Produce además cemento, amalgama, anestesia y otros elementos de uso odontológico, en una planta que emplea cerca de 400 obreros. Y exporta a más de 50 países entre los que se cuentan Estados Unidos, México, Argentina, Sri Lanka, Bangkok y Tailandia.
Su dueño y gerente, Francisco Vélez Gómez, es un paisa echado para adelante, que partió de cero y le sonó la flauta. Vélez nació en Jericó, Antioquia, hace 65 años. Muy joven viajó a Medellín para rebuscarse la forma de ganarse la vida.
Un odontólogo quien después se convirtió en su suegro hizo de él, en cinco años, un técnico dental.
Con esa carta de presentación viajó a Bogotá y levantó puesto como vendedor de productos odontológicos. Poco después se trasladó a Cúcuta y montó un negocito de artículos dentales. Le fue bien pero, como a todo buen paisa, a Vélez le hicieron falta los "frisoles". De regreso a su tierra, hace casi 40 años, adquirió New Stetie, una planta donde se elaboraban dientes artificia les de manera artesanal.
En un principio la su pervivencia del negocio estuvo en la cuerda floja. El nuevo dueño tenía muy claro el concepto de la empresa. Pero le faltaban estudios de factibilidad, proyecciones y tecnología. Aun así, el "negocito" prosperó y hoy es una de las principales fábricas de productos odontológicos del mundo.
El exportador del año es un trabajador incansable. Madrugador: inicia labores a las seis en punto de la mañana. Es uno de esos paisas que prefieren reunirse con sus amigos en una tienda de pueblo a tomar aguardiente en cambio de viajar y alojarse en hoteles de cinco estrellas. Pero como prefiere negociar personalmente con sus clientes, tiene que recorrer mundo durante prácticamente todo el año.
Vélez es, además, la cabeza de una fundación que lleva su nombre y que beneficia a las familias de sus empleados. Cultiva truchas como negocio, aunque en un principio esta era tan sólo una afición. Y el resto del tiempo lo pasa en la fábrica supervisando la producción de dientes que distribuye por el mundo con el sello "Made in Colombia". Porque si hay algo de lo que dice estar orgulloso es de ser un "empresario nacional".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.