Viernes, 20 de enero de 2017

| 2001/01/08 00:00

De espanto

De espanto

Cuando Michael Jackson inició su periplo por las salas de cirugía estética los propios médicos le advirtieron que su piel sufriría daños irremediables si la seguía alterando para cambiar su color y corregir sus facciones. Al parecer el vaticinio se hizo realidad. El rostro de Jackson luce demacrado, sus ojos se ven apagados y su extrema delgadez tiene preocupados a propios y extraños en Hollywood. De ello dan fe las últimas fotografías del actor que muestran a un hombre físicamente deteriorado que, a simple vista, parece víctima de una enfermedad incurable. Lo más impactante es la nariz, pues da la impresión de que le hace falta un pedazo. Dicen que las continuas operaciones pudieron dañar los tejidos de ésta a tal punto que ya es imposible regenerarla.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.