Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2004/07/04 00:00

Desde la sombra

La esposa del primer ministro italiano Silvio Berlusconi lanzó una autobiografía en la que revela detalles del hombre más importante de Italia.

Veronica revela que no votó por su esposo 'Il Cavaliere' Berlusconi (detrás) y que él es megalómano y narcisista.

Hay autobiografías que asustan y la de la esposa de Silvio Berlusconi, el magnate y primer ministro italiano, hace temblar al hombre más poderoso de Italia. Veronica Lario, ex actriz y diva de 47 años que había escogido vivir a la sombra de su esposo, decidió revelarle al mundo los vicios y virtudes del hombre más votado y, al mismo tiempo, más vituperado de Italia.

Mientras Hillary Clinton, Cherie Blair y la tranquila Laura Bush ejercen con profesionalismo su papel de consortes y su presencia en los medios de comunicación es constante, Veronica no ha asumido su papel de primera dama y su presencia en eventos oficiales se puede contar con los dedos de una mano.

En 1993, cuando su esposo se lanzó a la política, Veronica advirtió que el papel de Hillary Clinton no era para ella. Para Berlusconi, quien ama ser el centro de atención, la decisión de su esposa fue un alivio. Eso revela "la prisionera de Macherio", como suelen llamar a Veronica los periodistas, por la lujosa mansión, donde vive con sus tres hijos en Milán

La biografía titulada

Tendenza Veronica (Tendencia Veronica), escrita con la ayuda de una periodista del Corriere della Sera, posee un tono familiar, sin dejar de resaltar los defectos del amo de la política italiana, su narcisismo, verborrea y megalomanía, que aparecen como humanas debilidades que contribuyen a la grandeza del personaje. Verónica revela, por ejemplo, que en la mansión Villa Certosa, en la isla de Cerdeña, Berlusconi conserva con sumo cuidado una gran colección de estatuas en cerámica de Napoleón Bonaparte.

Il cavaliere vive obsesionado con esta villa gigante y en especial con los cientos de hectáreas de jardín que la rodean: un mundo perfecto con cisnes, 400 variedades de cactus alrededor de la piscina con vista al mar Tirreno y numerosos oasis, cada uno con baño y cocina. De frente al mar está terminando de construir la réplica exacta de un anfiteatro romano, obra monumental que tiene en pie de guerra a las organizaciones ambientalistas así como a sus opositores políticos.

La confesión que más ha llamado la atención es que Berlusconi no cuenta con el voto de su esposa. La señora confiesa que sus simpatías políticas han sido para socialistas y radicales, mientras que su esposo es conservador. Esta posición sin duda le hará ganar a Veronica nuevos adeptos en la izquierda, que se sumarán a los que había ganado cuando apoyó a los movimientos pacifistas y se declaró en contra de la guerra en Irak, que su esposo respaldó. Su punto de vista fue publicado en la revista Micromega, púlpito preferido de los enemigos de Berlusconi. También en la derecha algunos se declaran "berlusconianos 'tendenza' Veronica". De ahí el título de la autobiografía. Sin duda resulta difícil imaginar una relación pacífica entre dos personas tan diferentes.

Veronica también habla en su libro de las relaciones extramatrimoniales que se le han achacado, especialmente la que habría tenido con Massimo Cacciari, uno de los principales adversarios políticos de su esposo. En 2002 durante una conferencia de prensa con motivo de la visita del primer ministro danés, Berlusconi no tuvo inconveniente en bromear al respecto al decirle al invitado que se lo presentaría a su esposa porque era más atractivo que Cacciari. El escándalo no se hizo esperar. Al respecto Veronica confiesa: "No puedo ser infiel porque tengo demasiados guardaespaldas de tiempo completo". Las malas lenguas aseguran que todo el episodio de Cacciari fue planeado por el mismo Berlusconi, maestro de la manipulación de medios y opinión pública, con el propósito de desviar la atención, pues poco antes una revista había publicado unas fotos en las que él aparecía con una joven rubia.

Sobre el famoso lifting que Berlusconi se hizo en diciembre de 2003, Veronica niega la versión de su esposo según la cual habría sido sugerencia de ella. A pesar de las revelaciones, los que esperaban que las 200 páginas fueran una diatriba en contra de Berlusconi se quedaron con las ganas. Aunque Veronica contradice muchas de sus políticas, ella se ha convertido en un arma a su favor pues no deja de exaltarlo. Sin embargo, en cuanto a una posible candidatura política, ella se limita a decir: "Con un inmortal en la familia es suficiente".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.