Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/23/2008 12:00:00 AM

Desde la trinchera

Un 'blog' revive las experiencias de un soldado inglés durante la Primera Guerra Mundial. Reproduce sus cartas desde el frente el mismo día en que fueron escritas, pero 90 años después.

Entre la tierra, las balas, la sangre y el miedo, William Henry Bonser Lamin, un soldado de la infantería británica, escribe cartas a su familia. La primavera aún no ha llegado y por las noches Harry, como le dicen todos con cariño, debe frotarse los pies con aceite de ballena para evitar que se le congelen. Después de haber sobrevivido hace sólo unos meses a las horribles batallas de Mesines y Passchendaele, en Flandes, que dejaron numerosas bajas en su tropa, sólo desea que la guerra termine para poder volver a su casa en Ilkeson, Inglaterra. Está preocupado porque en pocos días cumplirá años su pequeño hijo Willie de 2 años y de nuevo no podrá estar con él, pues hace un año lo llamaron al frente. Esto es lo que le cuenta a su hermano Jack en su más reciente misiva del 18 de febrero, publicada en el blog 'WW1: Experiences of an English Soldier - Primera Guerra Mundial: experiencias de un soldado inglés'.

La página ya ha logrado un millón de visitantes que han leído cada una de las epístolas en tiempo real, a pesar de que fueron enviadas hace casi un siglo. Bill Lamin, el nieto de Harry, es un profesor de matemáticas e informática que tuvo la idea de crear el blog después de enseñar a sus alumnos el uso de este tipo de espacios en la red. "Simplemente pensé que las cartas eran buenas. Y las fechas de las cartas coinciden. Cuando se me ocurrió la idea era 2006, la primera carta fue escrita en 1917 y la publiqué en 2007, así que eran 90 años exactos y para mí tenía todo el sentido", contó a SEMANA.

Por eso las cartas han ido apareciendo de acuerdo con la fecha en que fueron escritas, para que los lectores sientan la misma incertidumbre que tuvieron los familiares de Harry mientras peleaba contra las tropas alemanas. Hoy se sabe que se declaró el alto del fuego el 11 de noviembre de 1918. La pregunta es si Harry sobrevive y logra regresar junto a su esposa Ethel y su hijo. Eso es lo que ha captado a los lectores que todos los días abren la página http://wwar1.blogspot.com/ con la esperanza de tener noticias desde el frente.

El único que conoce la respuesta es Bill, quien ya se ha aprendido de memoria las curvas de la letra de su abuelo de tanto leer la correspondencia. Entre las palabras de ánimo de Harry y las peticiones por envíos de chocolates, tortas y galletas, se descubre a un hombre sencillo atrapado en un infierno, pero con esperanza y buen corazón. "Fritz (el Ejército alemán) llegó como a las 5 de mañana. Tuvimos un tiempo emocionante durante una hora y media, te cuento. Pero le ganamos, nunca llegó a nuestras trincheras. Eran como 200 y eran un equipo de asalto escogido... trajeron fuego líquido y bombas y de todo. Nosotros tuvimos 20 bajas y mataron al capitán, un buen tipo también", escribió el 3 de octubre de 1917. "Hemos tenido algunas buenas marchas en las últimas dos semanas, las cuales habría podido disfrutar más si no tuviera que cargar tantas cosas. El clima ha estado perfecto... El paisaje debe ser hermoso en el verano", relata el primero de diciembre de aquel año.

Bill, que con este proyecto se está convirtiendo también en un experto autodidacta de la Primera Guerra Mundial, supo de la existencia de las cartas a los 11 años, cuando murió su abuela. Desde entonces su madre las guardó en un cajón y estas se convirtieron en la parte más preciada de la herencia que le quedó a él. El profesor decidió dejar intacta la ortografía y la gramática de su abuelo, que antes de la guerra era trabajador de una fábrica de encajes y se crió en una granja. Además, pone en contexto a los lectores acerca de los miembros de la familia y lo que estaba ocurriendo en el frente, que Harry no siempre cuenta en sus cartas.

Hay una constante retroalimentación por parte de los lectores. Muchos aclaran dudas o ayudan a buscar información. Otros piden que traduzcan el contenido a otros idiomas. Pero también hay varios que son veteranos de guerra. Como un hombre de 55 años que peleó en Vietnam y escribió: "Leer las cartas de Harry despertó un pozo de emociones en mí que me tomó por sorpresa". Cada uno de los miles de comentarios tiene una anécdota, una historia familiar o personal.

Cuando se le pregunta a Bill qué pensaría Harry del blog, responde sin dudarlo: "Creo que no estaría tan feliz, estaría un poco apenado y choqueado. Es alguien que no quería ser una figura pública". Pero para él, un hombre que antes dedicaba su tiempo libre a jugar fútbol, la experiencia ha sido profunda. Ahora siente que por fin ha logrado conocer a su abuelo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.