Sábado, 21 de enero de 2017

| 2001/03/05 00:00

Despido inesperado

Despido inesperado

Linda Tripp paso los ultimos cuatro años atemorizada de que Bill Clinton decidiera despedirla. Al fin y al cabo ella era, por cuenta de sus grabaciones telefónicas, la responsable del escándalo Lewinsky que casi tumba al presidente. Por eso miraba con alivio el final de este gobierno. Cuál no sería su sorpresa cuando al día siguiente de posesionarse George W. Bush la botaron de su puesto en el Pentágono. Al parecer Clinton no se atrevió, pero a Bush no le tembló la mano para despedir a quien no consideraba una persona confiable por todas las herramientas de las que se valió para intentar hacer caer a un jefe de Estado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.