Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2003/03/01 00:00

Dieta digital

Cualquier mujer estaria feliz de verse delgada en una foto.

Cualquier mujer estaria feliz de verse delgada en una foto. Es más, si le ofrecieran hacerle retoques a su imagen para lucir más esbelta es casi seguro que la mayoría aceptaría. Pues ese no es el caso de Kate Winslet. La actriz posó recientemente para la revista británica GQ, para hombres, y es portada de la edición de febrero. La Kate de la foto luce bastante delgada y con unas curvas muy pronunciadas cuando en realidad siempre se ha caracterizado por tener unos cuantos kilos de más. El editor de la publicación decidió adelgazarla con algunos trucos y retoques hechos por computador. Pero si creía que le estaba haciendo un favor a la actriz, se equivocó. Al ver las fotos ella protestó: "Yo no me veo así, y lo más importante es que no deseo verme así. Han reducido el tamaño de mis piernas por lo menos en un tercio. Yo no soy un 'sex symbol' que se mata de hambre". A pesar del pataleo de Kate en GQ dicen que todo se hizo con la aprobación de la estrella.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.