Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/22/1990 12:00:00 AM

DIME CUANTO GANAS...

Hollywood tiembla ante el aumento desmesurado de los honorarios de los actores.

Ni los productores, ni los estudios de Hollywood, ni los agentes, ni los gerentes de bancos y corporaciones que prestan millones y millones para hacer películas han podido recuperar el sueño durante los últimos meses: es que ya nadie a casi nadie puede hacer una película barata porque los salarios de actores, guionistas y directores se han disparado escandalosamente y las cifras que pocos años atrás eran motivo de sorpresa ahora son comunes y cualquier película que tenga un actor conocido en el reparto debe contar con un presupuesto cercano a los 25 millones de dólares.

Cinco años atrás cualquiera podía hacer una comedia o una película con choques de automóviles por 10 ó 14 millones, pero ahora una comedia simple sobre los peligros de la Navidad en casa, "National Lampoon's Christmas Vacation" costó 25 millones y un drama con Carrie Fisher, Postcards from the edge, 22 millones, y un drama íntimo sobre un analfabeta, Stanley e Iris, ha necesitado 23 millones. Lo curioso de esta situación es que las comedias y los dramas que tienen pocas escenas de acción y aventura, están costando tanto como las superproducciones de pocos años atrás.

El motivo de esta situación tiene preocupados a los magnates de Hollywood, esos señores con trajes costosos, mansiones en Beverly Hills, varias amantes en París y Londres, yates interminables y una colección de esposas: las escalas de los salarios exigidos sobre todo por los actores. Estos ya se acostumbraron a cobrar por película sumas entre 3 y 7 millones y generalmente, prefieren trabajar con un director que cobra 2 millones. Ahora, el guionista y el productor piden un millón entre los dos, y si el guión necesita de varias revisiones entonces hay que desembolsar otro millón: o sea que antes de iniciar el rodaje, el productor o el estudio tienen que contar con 18 millones de dólares por lo menos. Sin que la cámara se mueva.

Por supuesto, se presenta el caso de actores muy caros, como Sean Connery, quienes prefieren un sueldo menor pero contando con un porcentaje de las entradas de la película. Así lo hizo con "Los intocables". Jack Nicholson se fue al extremo con su trabajo en "Batman": cobró 7 millones y 10 por ciento de los ingresos. La taquilla colombiana es un aporte en esa suma.

Cuando una película entra en su etapa de pre-producción, uno de los factores que más pesan es el sueldo de los actores, sobre todo si son grandes estrellas, aunque algunos directores como Mike Nichols, cobran duro.
Por su trabajo en Postcards from the edge ha cobrado 2.5 millones por dirigir y medio millón por producir. Los actores de la película, Gene Hackman y Meryl Streep, cobraron 7 millones entre los dos. A esta suma hay que agregar otros millones por la actuación de Shirley McLaine, Richard Dreyfuss y Dennis Quaid.

Los espectadores se preguntan por qué una comedia, filmada en el interior de una casa y protagonizada por Chevy Chase, puede costar 25 millones. Es que el cómico cobró 6 millones y el director, John Hughes, cobra un millón por escribir el guión, 750.000 por producir y otro millón por dirigir. El caso de otra historia romántica y doméstica, sin grandes escenarios, ni multitudes como Stanley e Iris, también es sintomático de la situación: Jane Fonda cobró 3 millones y Robert De Niro 4 millones, aunque ninguno de los dos es considerado taquillero por los grandes estudios. Sin embargo, Fonda y De Niro pueden cobrar lo que quieran, porque tienen prestigio, son talentosos, han protagonizado grandes películas y sus nombres en cualquier reparto son motivo de orgullo para cualquier compañía .

Todo ha subido de precio en el cine norteamericano. Los guiones cuestan más, los productores cobran sumas cuantiosas, los actores hacen mayores exigencias y cuando los presupuestos sobrepasan ciertos límites, entonces los estudios intentan defenderse con la exhibicion de la película en el extranjero pero, ya es un hecho comprobado, las comedias con temas muy norteamericanos jamás triunfan fuera. Es el caso de historias tan populares como "Bota a mamá del tren", con Danny de Vito.

Como no hay negocio más arriesgado que producir y distribuir una pelicula, los estudios están exigiendo, cada vez más, grandes estrellas en el reparto y estas, obviamente, cobran más y así continúa el circulo vicioso.
Una estrella famosa garantiza al menos la recuperación de la inversión y el espectador se siente más cómodo, aunque la película tenga escasa calidad.

Hollywood supo que tenía una estrella en el jovencito Tom Cruise cuando una pésima película como "Coctel" hizo más de 80 millones en taquilla. Eddie Murphy, a pesar de las criticas negativas a su película Harlem Nights en un solo fin de semana logró 17 millones en entradas.
Esas son las cifras que devuelven el sueño a un productor.

No es fácil ese proceso de hacer películas. Un guionista escribe un excelente tema y tiene dos caminos: entregarlo a un estudio para que este lo desarrolle, lo haga viable o lanzarse independientemente a proponerlo. En el segundo caso, sólo si está atado a una estrella o a un director de prestigio tiene alguna oportunidad. Casi nunca ocurre. Hay excepciones como Flatliners, sobre unos estudiantes de medicina que detienen sus corazones con el fin de saber cómo es la Muerte.
O el caso de " La sociedad de los poetas muertos", rechazada por todos los estudios, aceptada por Disney, producida con 15 millones y con un recaudo superior a los 100 millones.

Todos los precios se han disparado.
En 1985 gastaron 26 millones en producir "Rambo II" y cuatro años más tarde la misma casa, Carolco, ha invertido más de 50 millones en una super-producción, Total Recall, con Schwarzenegger, quien ha cobrado un salario de 11 millones. Otro caso: en 1986, Aliens, dirigida por James Cameron, costó 25 millones y tres años después el mismo realizador necesitó 50 millones para filmar "El secreto del abismo", actualmente en cartelera.

¿Se acabaron las películas baratas las películas con bajo presupuesto? parece que sí, a juzgar por los salarios que todos están cobrando, aunque este año el cine norteamericano tuvo la mejor temporada de su historia con peliculas que sobrepasaron los 300 millones de dólares. Sin embargo, algunos estudios insisten en afirmar que el próximo año habrá películas que no costarán más de 15 millones... Si las estrellas acentan cobrar poco. -
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.