Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/20/2005 12:00:00 AM

Dinastía en peligro

Una disputa familiar por el poder hace tambalear el sueño del magnate Rupert Murdoch, de que uno de sus seis hijos lo suceda en su imperio de medio de comunicación.

El imperio de Rupert Murdoch, el más importante magnate de los medios y el entretenimiento en el mundo, está pasando por uno de sus momentos más difíciles. No porque esté perdiendo dinero, acciones o propiedades, sino a causa de la disputa familiar por el poder y la herencia de este gran conglomerado. La familia maneja el 30 por ciento de las acciones de la empresa News Corp, la cual es dueña de Fox, 20th Century Fox, British Sky Broadcasting (BSkyB) y Star TV en Asia, además de decenas de periódicos y tabloides en diferentes partes del mundo, entre otros. Su participación se calcula en 6.100 millones de dólares.

Los roces familiares dentro del gigante mediático salieron a la luz el pasado 29 de julio, después de que el más probable sucesor de Murdoch, su hijo Lachlan, renunciara inesperadamente a su cargo de director adjunto de operaciones. Y es que las intenciones del magnate de que su empresa se convierta en una dinastía que pase de padre a hijo han estado claras por sus inconfundibles muestras de nepotismo, al ofrecer importantes posiciones dentro de la misma a tres de sus cuatro hijos mayores.

El magnate, de 74 años, ha estado casado en tres oportunidades y tuvo hijos con cada una de sus esposas. La mayor, Prudence MacLeod, es hija de su primer matrimonio con Patricia Booker. Ella nunca ha estado involucrada dentro de la empresa por lo que pasa inadvertida en la línea de posibles sucesores de su padre. Su segundo matrimonio, con Anne Murdoch Mann, duró 31 años. De este nacieron Elisabeth, Lachlan y James. La primera en involucrarse dentro de la firma fue Elisabeth, quien rápidamente ascendió a dirigir BSkyB y parecía ser la primera opcionada para algún día reemplazar a su padre. En 2000 se retiró de la empresa paterna para comenzar su propia productora de televisión. Luego, su hijo favorito, Lachlan, de 33 años, y según fuentes que los conocen personalmente el más parecido a su padre en su ideología conservadora y el manejo de los medios, entró a dirigir algunas de las empresas del conglomerado y a tener una posición muy relevante dentro de la junta directiva. Ahora, con su reciente renuncia, el único hijo que sigue empleado por su padre es James, de 31 años, quien ocupa exitosamente el cargo que anteriormente manejaba su hermana mayor.

No muchos confían en que James logre posicionarse como heredero del imperio Murdoch, ya que nunca terminó sus estudios en Harvard y porque su sueño era crear un sello discográfico para artistas rap. Todo indica que ninguno de estos hijos logrará reemplazar a su padre.

La disputa de poder no concluye acá. Aún estando casado con Anne, el multimillonario empresario comenzó un amorío con Wendi Deng, de 36 años, una ejecutiva de News Corp en Hong Kong. Su esposa pidió el divorcio al enterarse de esta relación. Como Anne fue la compañera de Murdoch durante los años en que creció la empresa hasta convertirse en el monstruo que es hoy, y además ha pertenecido a la junta directiva, en el acuerdo de divorcio habría tenido derecho a una grandísima suma de dinero y acciones dentro de la compañía. Pero, a cambio, ella prefirió asegurar el futuro corporativo de los cuatro hijos mayores, al pedir que entre ellos se repartiera el 50 por ciento del total de acciones de su padre dentro del conglomerado, se les diera poder de voto y puesto dentro de la junta directiva. Esto, con el fin de ampliar el poder de la familia y evitar que las decisiones sólo las tomara Murdoch.

Wendi Deng, quien conoce muy bien el manejo interno de News Corp, nunca ha escondido su ambición y es bastante preparada. Contrajo nupcias con el magnate y además tiene dos hijas con él: Grace, de 3 años, y Chloe, de 2. Estos nuevos miembros de la familia no forman parte del acuerdo que derivó del divorcio anterior, pero su madre está presionando fuertemente para que sean incluidas lo antes posible.

Un vocero de la empresa informó a los medios que, "era decisión del señor Murdoch y siempre ha sido su firme creencia, que todos sus hijos deben ser tratados de la misma manera". El problema en este caso no es el dinero de la herencia, en la cual por ley todos recibirán la misma suma de dinero el día que su padre muera. La disputa está claramente sobre el poder y el control de News Corp, lo cual define en últimas la manera como será distribuido el millonario capital. Y por más que Murdoch desee incluir a sus dos hijas menores dentro de la repartición de acciones con derecho a voto, es una decisión que deberá ser aprobada unánimemente por sus otros hijos.

Las malas lenguas dicen que este es el verdadero motivo detrás de la súbita renuncia de Lachlan. Pero su abuela Elizabeth Murdoch, dijo al diario londinense The Guardian que "él no parecía estar un ciento por ciento feliz. Es un buen cambio para este momento de su vida y por la felicidad de su familia".

A pesar de que públicamente la familia parece unida, incluidos sus nuevos miembros, las tensiones siguen latentes. Por ahora, Murdoch, quien salió victorioso hace algunos años en la lucha contra el cáncer de próstata que lo aquejaba, no planea dejar la dirección del conglomerado. Pero si las cosas continúan como están, el más probable sucesor de Rupert Murdoch sería Peter Chermin, quien actualmente es el segundo al mando del gigante mediático. Si esto ocurre, el sueño de crear una dinastía quedaría por siempre enterrado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?