Viernes, 20 de enero de 2017

| 1991/10/07 00:00

A DISCRECION

A DISCRECION

SEGUN REZA UNA JOCOSA LEYENDA, en este país para ser ministro de Defensa se necesitaba, más que un gran número de soles, una buena cantidad de palos del golf. Con ello se quería decir que el carácter ejecutivo de ese cargo, imponía al ministro de turno relacionarse con la élite política cuyos miembros -en su mayoría- pasan más de un rato en los campos de golf.
El general Oscar Botero, quien acaba de dar paso en el Ministerio a un civil, es desde hace años un adepto a ese deporte que practica tanto en el Club Militar como en el Country.

Ahora que el General entró a hacer uso de un merecido retiro, podrá cambiar el quepis por el handicap y entrenar su drive a discreción en pos del hoyo en uno.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.