Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/6/2018 10:15:00 PM

Divas felices, divas tristes

.

El nuevo año recibe a tres famosas cantantes con ánimos bien distintos por cuenta de sus espectáculos en vivo. Para empezar, la neoyorquina Lady Gaga anda feliz pues confirmó que será la próxima residente en el MGM Park Theater de Las Vegas. La cantante y compositora seguirá los pasos de Céline Dion y Britney Spears, y se tomará el escenario durante 2 años, lapso en el que ofrecerá 75 conciertos y ganará un millón de dólares por cada uno. Por otro lado, la gira que Taylor Swift prepara para apoyar su disco Reputation (2017) ha generado reacciones distintas. En un comienzo se informó que las ventas no iban acorde a la expectativa que genera la rubia de 28 años pues, a la fecha, ninguno de sus shows se ha agotado. El portal Page Six publicó voces de fanáticos, quienes culpan de las ventas a los precios exagerados, tres veces más costosos que aquellos de 1989, la gira más reciente que agotó localidades en cuestión de horas. Pero cercanos a la cantante aseguran que en la primera semana vendió más de 180 millones de dólares y puede ser una gira muy exitosa. Por último Lorde, la neozelandesa de 21 años, sufre las consecuencias de tomar una posición política. Canceló un concierto en Tel Aviv para solidarizarse con la causa palestina, pero días después, en la edición dominical de The Washington Post, alguien publicó un aviso de página entera para denunciar su participación del “boicot” antisemita contra Israel y su “hipocresía”, pues tocará en Rusia, “país que apoyó el genocidio de Asad en Siria”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?