Sábado, 21 de enero de 2017

| 2009/11/21 00:00

Divorcio real

Divorcio real

Ya se cumplieron dos años desde cuando el portavoz de la Casa Real española anunció "el cese temporal de la convivencia de los duques de Lugo". Pero todo indica que de "temporal" ha pasado a definitivo y los abogados de la infanta Elena y Jaime de Marichalar estarían ultimando los detalles del acuerdo para poner fin legalmente a su matrimonio antes de que termine el año. Se había dicho que Marichalar estaba luchando para quedarse con un título nobiliario, pero, según la prensa española, su verdadera exigencia ha sido poder visitar a sus dos hijos cuando desee. Además tendrá que darle a su ex esposa una pensión de manutención. La demora de dos años se debería a que la infanta pertenece a una monarquía católica y a que su madre, la reina Sofía, no estaba de acuerdo con llegar hasta esa instancia en su deseo de mantener la esencia de la institución: este sería el primer caso en que el hijo de un soberano reinante español se divorcia. Pero algunos expertos en monarquías han señalado que este será solo el comienzo de un largo proceso, y anticipan que la infanta pedirá la nulidad matrimonial para poder rehacer su vida dentro de la doctrina católica y que la causa para obtenerla podría ser "incapacidad para asumir las obligaciones esenciales del matrimonio por causas de naturaleza síquica", según advierte el diario El mundo. En esta categoría se incluye la inmadurez de alguno de los cónyuges en el momento de casarse. El caso sería estudiado por la Santa Sede y podría prolongarse como le ocurrió a Carolina de Mónaco, el único antecedente para un miembro de una monarquía católica, que esperó 12 años a que el Papa le otorgara la nulidad a su matrimonio con Philippe Junot.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.