Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/21/2009 12:00:00 AM

Doctora prepago

Belle de Jour, la prostituta más famosa de Internet, ha revelado su identidad: hoy es una prestigiosa investigadora científica y está orgullosa de su antiguo trabajo.

Durante seis años, Belle de Jour mantuvo en suspenso a millones de lectores en el mundo entero, especialmente en Gran Bretaña. Todos se preguntaban por la verdadera identidad de la ex prostituta que con desparpajo e ingenio contaba las más íntimas aventuras del oficio que aseguraba disfrutar. La doble vida que Belle narraba en su blog se convirtió en 2003 en un fenómeno de Internet. Se trataba de una prostituta como no se había visto antes, una mujer de clase media que había escogido ese camino por voluntad propia y no por necesidad, y estaba dispuesta a contarlo todo. El éxito fue tal, que bajo el mismo seudónimo se publicaron cuatro libros -tres de ellos best-sellers- y se hizo una serie de televisión para la cadena británica Showtime Networks.

Y aunque muchos intentaron desenmascararla e hicieron todo tipo de especulaciones -incluso que se trataba de un hombre-, ella misma levantó el telón. La glamorosa prostituta de Secret Diary of a Call Girl es en realidad la doctora Brooke Magnanti, una oncóloga de 34 años especialista en neurotoxicología y epidemiología, quien trabaja en el Centro de Investigación para la salud Infantil de Bristol, Reino Unido. Brooke recurrió al trabajo sexual cuando se quedó sin dinero mientras se preparaba para sustentar su tesis de doctorado. La joven científica, oriunda de Florida, se había mudado a Inglaterra para estudiar y trabajar. Pero Londres era más costosa de lo que esperaba. Sus ahorros se agotaban y aún faltaba mucho para recibir su título. "Empecé a pensar: ¿qué puedo empezar a hacer de inmediato que no requiera mucho entrenamiento o inversión, que sea rentable y que me deje tiempo para trabajar?", recuerda. Su respuesta fue volverse prostituta. Para ella era la opción más obvia, pues podía recibir 500 dólares por hora, más de lo que ganaría en cualquier otro trabajo. "Además, no me molestaba la idea", confiesa.

También en ese entonces comenzó su popular blog. Bajo el seudónimo Belle de Jour, inspirado en la película de Luis Buñuel que narra la historia de un ama de casa que se prostituye para explorar sus fantasías sexuales, Brooke narraba tanto sus experiencias con los clientes como su vida lejos de los burdeles, sus fantasías y los problemas que tenía con sus novios por su oficio. "Sexo, alta sociedad, dinero, algo prohibido y por supuesto el misterio alrededor de su identidad fueron los ingredientes que hicieron del 'blog' de Belle y de sus libros un gran éxito", le dijo a SEMANA Oliver Marre, periodista y crítico literario de The Observer. Así, ella se convirtió en la prostituta más famosa de Internet, un personaje enigmático y sorprendente. "No fue la prostitución lo que la hizo notoria, fue su ingenio y la calidad a la hora de escribir y crear una personalidad persuasiva", dice Rowan Pelling, editor de la revista Erotic Review.

Las amenazas de un ex novio la hicieron decidir lo que había evitado por tantos años: salir a la luz pública. "Estaba paranoica, este secreto enorme estaba cambiando mi vida. Ahora me siento mucho mejor. No tengo que decir mentiras ni esconder nada. Estoy orgullosa de todas y cada una de las cosas que hice", le confesó la doctora a la periodista India Knight del periódico británico Sunday Times. Para muchos la visión entusiasta del oficio de Belle era demasiado elegante y algunos se aventuraron a decir que era una apología al trabajo sexual. "Ella siempre se negó a decir que la prostitución era algo triste o malo: era el perfecto ejemplo de una prostituta feliz", dice India Knight. "Todas las personas que dicen que el trabajo sexual es degradante, claramente no han estado en una oficina", dice Brooke, quien también trabajó como programadora de computadores, pero prefirió seguir siendo prostituta porque lo disfrutaba más. "Me he avergonzado más por lo que he escrito que por haberme vendido por dinero".

Lo que más preocupaba a Brooke era la reacción de la gente, en especial de su madre, por lo que se dedicó con tanto empeño en mantener el anonimato. Para su sorpresa, y a pesar de la polémica, la respuesta de la gente que la rodea ha sido positiva. Sus compañeros de trabajo la apoyan e incluso su madre declaró a los medios que estaba orgullosa de su ella. "No ha tenido problemas por el momento, pero cuando vaya a buscar otro trabajo va a ser víctima de juicios morales. La sociedad británica no perdona ni olvida", dice Marre.

Brooke planea continuar con su trabajo como investigadora, y seguirá escribiendo a pesar de que cree que a sus lectores ya no les interesará tanto ahora que saben quién es. Pero, como ella dice, el sexo siempre vende, así que sus historias tienen un público asegurado. Y con respecto a si lo haría de nuevo por necesidad, responde que "no creo, después de salir ya no quieres volver. Ahora sólo me queda traficar armas o drogas si las cosas se ponen difíciles", bromea.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.