Domingo, 23 de noviembre de 2014

| 2013/03/06 00:00

¿Dónde está el tesoro que enterró un millonario?

Hace tres años un aventurero publicó las pistas para desenterrar su fortuna y aunque muchos emprendieron la búsqueda, nadie la ha encontrado.

Fenn, de 82 años y diagnosticado con cáncer de riñón, quería que los demás se contagiaran de lo que él llama la "emoción de la persecución". Foto: .

Escondido en lo profundo de las montañas de Nuevo México, en pleno desierto, se encuentra un cofre repleto de monedas de veinte libras de oro, joyas y piedras preciosas. Solo un hombre conoce la ubicación exacta de semejante tesoro y quiso invitar a aventureros tan o más avezados que él a que descubrieran su paradero y se enriquecieran al descifrar las pistas que encriptó en un poema.

Esta misión, que parece sacada de una película de Indiana Jones, es real y fue idea de Forrest Fenn, un aventurero y magnate estadounidense que en vez de hacer un testamento decidió esconder su fortuna y retar a los demás a hallarla. Se estima que el tesoro está avaluado en más de un millón de dólares.

Fenn hizo oficialmente el anuncio hace tres años y desde entonces una nube de excursionistas y caza recompensas llegó a Arizona y a Tejas.

Estos hombres han usado sofisticados aparatos para localizar el botín y han reclutado a lingüistas y demás especialistas para descifrar el poema que contiene la ubicación del tesoro, pero hasta el momento ninguno ha tenido éxito.

Hasta hoy él único que ha salido victorioso es Fenn que aún sigue con vida y se divierte mientras los demás se matan la cabeza con sus acertijos.

Según dijo el magnate, su mayor objetivo era invitar a los estadounidenses a vencer el sedentarismo. “Quería que todos se pararan de su sofá y de su televisor y se animaran a conocer los paisajes remotos de este país”, dijo.

Fenn, de 82 años y diagnosticado con cáncer de riñón, también quería que los demás se contagiaran de lo que él llama la "emoción de la persecución", algo que ha experimentado durante más de siete décadas de la caza de objetos raros.

"La emoción de la persecución" es también el título de su autobiografía, que contiene un mapa del tesoro y un poema con nueve pistas. "Comience donde se detuvo en aguas calientes y descienda por el cañón, no mucho, pero demasiado lejos para caminar", reza parte del poema.

Fenn ha recibido cerca de 7.500 correos electrónicos preguntándole sobre el tema. Algunos le piden orientación sobre si se debe usar un detector de metales y otros le agradecen porque la búsqueda del tesoro le otorgó un sentido a sus vidas.

De hecho, nadie mejor que Fenn para saber la emoción de rastrear pistas y luego, hallar un tesoro. Desde los nueve años se dedica a rastrear objetos perdidos. En ese entonces encontró una flecha aborpigen en Little Elm Creek, en el centro de Texas, y desde ese momento se dedicó a coleccionar objetos arqueológicos.

Actualmente su casa es un museo de los indios americanos y toda su fortuna proviene de la venta de objetos de colección y objetos de arte. Incluso, él asegura que encontró la pipa de la paz del famoso jefe indio Toro Sentado y que hace parte de las reliquias invaluables que enterró en el desierto y que los demás exploradores aún no han atinado a encontrar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×