| 2004/09/24 00:00

Echaron al gato

La semana pasada los pasajeros de un vuelo de United Airlines que viajaba de Londres a Washington se sorprendieron al oír a la azafata darles la bienvenida a Bangor, Maine, 960 kilómetros al noreste de su destino.

Echaron al gato

La razón del ligero desvío era que en el avión venía un posible terrorista. Se trataba del cantante Cat Stevens, que desde finales de los años 70, cuando se convirtió al islamismo, se hace llamar Yusuf Islam. Resulta que el nombre de Stevens aparece en una lista de personas que no pueden entrar a Estados Unidos por tener conexiones con organizaciones terroristas. En el caso del artista se trataría de supuestas donaciones al grupo militante islámico Hamas, algo que él niega rotundamente. El bochornoso episodio hizo que el secretario de Asuntos Exteriores británico Jack Straw se quejara formalmente con Colin Powell, secretario de Estado de Estados Unidos. A pesar de esta y otras protestas de la comunidad árabe, el gobierno estadounidense no quiso retractarse de su decisión.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.