Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2008/07/05 00:00

Ecología real

El príncipe Carlos de Inglaterra es un ecologista empedernido y se ha dedicado a buscar nuevas formas de reducir la emisión de gas carbónico en su vida diaria

El príncipe Carlos de Inglaterra es un ecologista empedernido y se ha dedicado a buscar nuevas formas de reducir la emisión de gas carbónico en su vida diaria. Su más reciente método ha sido convertir su amado Aston Martin DB5 a combustible biológico. Pero el coche principesco no funciona con cualquier mezcla, sino con una hecha de vino blanco y un derivado de la elaboración del queso. Al menos así aparece explicado en el reporte anual que entrega la casa del príncipe, en el que no sólo se describe el proceso, sino que se informa que esa no era la única medida ecológica de Carlos. Las otras consistieron en el cambio de todos los calentadores de sus casas, reemplazados por sistemas térmicos más ecológicos; y en dedicar una gran porción de sus terrenos a la agricultura orgánica. Carlos, que además está trabajando en un documental sobre el medio ambiente, aseguró que logró reducir en un 18 por ciento la emisión de CO2 en su hogar durante el último año.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.