Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/29/2017 12:00:00 AM

Misión: completar la fábula de Mark Twain

El escritor inventaba historias para contarle a sus hijas, y de estas solo quedó el registro inconcluso de Oleomargine. La editorial Doubleday decidió completarla y publicarla.

Según cuentan sus biógrafos, Samuel Clemens, conocido como Mark Twain (1835-1910), tenía una dura tarea todas las noches. Sus hijas, Clara y Susie, le pedían que les contara una historia nueva antes de dormir, y lo retaban a inventarla partiendo de algún objeto, idea o palabra. Twain repitió el ritual creativo cientos de veces y maravilló a sus pequeñas con su ingenio, pero, curiosamente, solo escribió una y la dejó inconclusa. Se trata de Oleomargarine, un texto que el académico John Bird descubrió recientemente mientras escarbaba los archivos de Twain, en Berkeley, California. No se sabe por qué el escritor no terminó la historia de un niño pobre que comía de una flor mágica y podía hablar con animales, pero la editorial Doubleday adquirió los derechos y se propuso terminarla y publicarla. Para la misión contrató a Philip y Erin Stead, escritor e ilustradora, quienes asumieron la difícil misión. Stead, asustado por seguir los pasos de Twain, aseguró: “Lo abordé como una historia oral. Twain se la contó a sus hijas, ahora me la cuenta a mí, y yo se la contaré a los demás”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.