Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2000/10/23 00:00

El amante de Yoko

Un antiguo empleado de John Lennon reveló hace unos días que el ex Beatle y su esposa iban a separarse porque Yoko amaba a otro hombre.

El amante de Yoko

Pocas mujeres han generado tanto rechazo en el mundo como Yoko Ono. Desde que la artista japonesa se cruzó en el camino de John Lennon los seguidores de los Beatles se ensañaron contra ella hasta el punto de responsabilizarla por la disolución del grupo. La semana pasada sus detractores encontraron una razón más para odiarla pues, según declaraciones de Fred Seaman, el asistente personal del cantante, la pareja estaba en proceso de separación cuando Mark Chapman acabó con la vida de John Lennon el 8 de diciembre de 1980.

Seaman sostiene que la imagen de matrimonio perfecto que Yoko ha alimentado durante los últimos 20 años no se ajusta del todo a la realidad puesto que meses antes de la muerte de John ella había iniciado una tormentosa relación con el curador de arte Sam Green, uno de los mejores amigos de la familia. Lennon le tenía tanta confianza al crítico que incluso lo nombró como tutor de su hijo Sean en caso de que él y Yoko murieran.

Gracias a Green Yoko comenzó un proceso de rehabilitación para superar su adicción a la heroína y con el tiempo su cercanía se fue transformando en pasión. La artista vivía obsesionada con su nuevo amante y no se preocupaba por disimular su deseo. Inventaba disculpas para no acompañar a su esposo en los viajes, se volaba del apartamento en las tardes para encontrarse en un hotel con Green y lo llamaba hasta 40 veces al día para decirle cuánto lo quería.

El romance llegó a ser tan intenso que Yoko le exigió a sus sirvientes que recogieran la ropa y los objetos personales de Lennon y los retiraran de la alcoba principal. Al parecer la extravagante japonesa había tomado la decisión de divorciarse del ex Beatle para casarse con Green. Seaman reveló que Yoko compuso la canción I’m your angel no pensando en su marido sino como regalo de cumpleaños para el curador de arte.

Los devaneos sexuales de Yoko también fueron abordados en el libro The Lives of John Lennon, del periodista Albert Goldman, en el que se hace referencia a los coqueteos de la japonesa con el guitarrista David Spinozza y a la estrecha amistad con Green, quien en varias oportunidades invitó a Yoko a pasar vacaciones en su casa colonial de Cartagena de Indias.

Si bien Lennon nunca fue un hombre fiel muchos aseguran que un abandono definitivo por parte de Yoko habría sido un duro golpe para el cantante. Yoko lograba satisfacer sus necesidades más importantes ya que actuaba como su madre y su amante a la vez.

Pero los comentarios de Seaman, quien fue acusado de robar el diario privado de Lennon días después de su muerte, no han hecho mella en Yoko. La artista se encuentra feliz por el relanzamiento de varios discos de Lennon, los cuales saldrán al mercado el 9 de octubre, fecha en la que el ex Beatle cumpliría 60 años. Con los derechos sobre la obra de su difunto marido y un nombre que todavía genera polémica Yoko no tiene ningún reparo en que la sigan considerando una viuda de oficio.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.