Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1994/07/18 00:00

EL ARISTOCRATA REBELDE

Con el fallecimiento de José María Valenzuela muere toda una época de la sociedad bogotana.

EL ARISTOCRATA REBELDE

EL GRAN CABALLEro de la sociedad bogotana de comienzos de siglo se llamaba Ulpiano Valenzuela. Era un hombre muy bien plantado, de ojos azules y piel muy blanca, que además de ser dueño de una gran fortuna se había casado con una hija del general Rafael Reyes. Su figura y su espíritu representaban todos los conceptos de señorío y elegancia de la sociedad feudal de esos días. Ser el hijo de don Ulpiano era, en consecuencia, una gran responsabilidad social.

Y su único hijo, José María Valenzuela Reyes, fue el heredero de toda esa tradición que, aparte de ser administrada, debía ser transmitida a las generaciones venideras.

José María Valenzuela heredó todos los rasgos que se esperaban de él, menos uno: el conformismo. Y en una sociedad conformista, llena de señoritos bien, 'Chepe', como lo llamaban sus amigos, hizo historia por haberse convertido en el aristócrata rebelde.

Alrededor de El Playón, una gran hacienda sabanera, creó un mundo propio donde habría de reinar como una especie de Gatsby colombiano hasta pocos años antes de su muerte. Las anécdotas sobre su vida, que a veces deleitaban y a veces ofendían, hicieron carrera durante más de medio siglo. Su desaparición simboliza en cierta forma una época que termina. Como la describió su sobrino Evaristo Obregón en unas sentidas palabras durante su entierro, "una época de grandes familias. De familias muy unidas. De familias muy amigas. De familias que tuvieron la oportunidad de vivir la Europa esplendorosa antes de la Segunda Guerra. De gozar intensamente aprendiendo las lecciones de París y Londres, que luego traerían a Colombia". En el caso de José María Valenzuela estas lecciones quedaron plasmadas en un mundo de grandes fiestas, bellas mujeres y una que otra extravagancia.

Exteriormente fue siempre irreverente. Pero combinó esta actitud con una permanente caballerosidad y nobleza de alma que llevaba por dentro. La presencia simultánea de estos dos rasgos hizo de él un personaje original que habría de fascinar a toda una generación.-

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.