Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1993/07/19 00:00

El cascabel al "tigre"

El Gobierno mexicano da los primeros pasos para acabar con el monopolio informativo de Televisa.

El cascabel al "tigre"

El cascabel al "Tigre"
CADA VEZ QUE un mexicano enciende su televisor y lo sintoniza en alguno de los cuatro canales de Televisa, cae inevitablemente en las garras del "Tigre" Azcárraga. Emilio, su nombre de pila, tiene la expresión chicana dé un hombre de 63 años y un inconfundihle mechón de pelo blanco en su frente. Es la cabeza del grupo Televisa y el zar de las comunicaciones en México.En términos prácticos Azcárraga maneja el 90 por ciento del mercado de la televisión en su país. Bajo su control estan cuatro cadenas de televisión, 181 canales locales, algunas emisoras de radio, revistas, periódicos y satélites de comumicación. Este imperio maneja tres cuartas partes del gasto de publicidad en todo México y produce ventas superiores a los 1.300 millones de dólares al año. Y como si eso fuera poco, hace algún tiempo Azcárra, asociado con otros industriales compró la cadena Univisión, el titán que tiene conquistado al público latino de los Estados Unidos.
A pesar de que México es hoy el país con la mayor concentración de televisión en el mundo, sus estrechos vínculos con el Gobierno le han restado imparcialidad. Hasta ahora la televisión de Azcárraga y el Gobierno habían sido grandes alíados. Era raro ver televisado algún caso de corrupción en el Gobierno o incluso encontrar rastro alguno de oposición política. Por el contrario, era común que se le diera un enorme despliegue a cualquier manifestación oficial. El poder de Televisa se ha construido, entre otras cosas, porque nunca ha tenido competencia. Y encima de todo el propio Gobierno mexicano se ha erncargado de favorecerla: la compañía tiene el privilegio de pagar sus impuestos en especie, canjeandolos por minutos de transmisión en mensajes gubernamentales.
Pero todo parece estar cambiando para Azcárraga . El presidente Carlos Salinas de Gortari está dando el primer paso para tratar de domar al tigre. Y si lo logra, la televisión mexicana puede estar a punto de dar un vuelco. El Gobierno decidió someter a subasta pública lo que podría llegar a convertirse en un segundo grupo de las comunicaciones: dos canales de televisión, un estudio de cine, un peeriódico y una cadena de teatros . Son ya los millonarios mexicanos que hacen fila para pagar los 500 millones de dólares que se piden por la venta. Lo más sorprendente de todo es que después de un proceso de privatización de lo que consideraban símbolos nacionales de México como los bancos, las minas y algunas aerolineas, la venta de la televisión se ha convertido en el punto más delicado de toda la política presidencial para recobrar el verdadero papel del Estado en la economía. Este es el cascabel que Salinas de Gortari le quiere poner al "tigre".
Pero todo parece indicar que no va a ser ta fácil. Televisa cuenta con la técnica y los recursos humanos necesarios para acabar con cualquier competencia, y aun con lois esfuerzos del Presidente. Además queda la duda de que ell mismo tenga el deseo de ceder sus influencias en el medio de comunicación más poderoso del país. No hay que olvidar que las garras de Azcárraga han conquistado recientemente nuevos territorios que harán aún más difícil la competencia para cualquiera que sea su contendor.-

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.